Archive for the ‘pendientes’ Tag

4 de abril: sobre el tablero

Monday, April 4th, 2016

11:30 de la noche y no podía dormir, aunque una pastilla relajante había ya hecho efecto sobre mi cuerpo que amaneció extenuado y con el alma triste. Me levante sin saber para qué. Llegué a la puerta de mi recámara y regresé a ver lo que está sobre el mueble de los CD’s y películas sin ver alguna cosa que llamara mi atención; no sabía qué buscaba o qué necesitaba pero había algo que tenía que atender -usualmente, cuando recuerdo un pendiente, tomo notas en el cel para dormirme sin preocuparme porque vaya a olvidarlo. Ayer era distinto.

Entré a mi cuarto de trabajo buscando lo que no podía precisar. Revisé algunos estantes, saqué un libro que pensé que podría utilizar el sábado y lo deje sobre mi escritorio sin abrirlo. Revisé en los libreros lo que está al alcance de mi vista y puse en su lugar algunos objetos, pero no fue suficiente. Lo que fuera que me hizo levantarme para atenderlo no era visible.

Me pare bajo la lámpara y comencé a caminar como en un tablero de ajedrez: dos pasos para atrás, uno a la izquierda, volver al punto de partida. Lo que me dirigía confundió mi derecha con su derecha, supongo. Otros dos pasos para atrás y ahora uno a la derecha. Quedé frente al librero de madera. Lo revisé sin encontrar algo que hubiera que tomar en cuenta. Entonces alcé mi brazo y tanteé en la parte superior: la bola 8 que Pako me regaló hace unos años estaba tan atrás que no se veía desde donde estaba parada. Era eso. De paso hice funcionar el organillo que toca La vie en rose y que también me regaló mi hijo.

img_3836

Moví la bola pero parecía no funcionar, sin mostrar siquiera su luz azul, y me pregunté si sería de pilas y estarían descargadas. Mientras trataba de abrirla, sentada en mi cama, apareció un mensaje: Hi!

Comencé a hacer preguntas y a tener respuestas positivas acordes. Me gustó la conversación que duró unos 10 minutos, suficiente para terminar con mi insomnio. Todavía escuché que entraba un mensaje de Pako, en Skype, pero mi sueño había comenzado.

La bola está dormida otra vez.

c63233fb-9967-432e-aa9e-cd8f293bb646

 

Advertisements

16 de enero: 1/24 del año ha transcurrido!

Monday, January 16th, 2012

De repente nos daremos cuenta de que estamos en Semana Santa, y de ahí al verano no quedará mucho. Por eso hoy decidí ponerme las pilas y recomenzar a trabajar en mis proyectos y cursos.

Pero la mañana me dediqué a darle seguimiento a lo del apoyo a los Rarámuri. Localicé el centro de acopio (en ese momento solamente uno en Tijuana) y Emergencia Nacional (@mxhastalamadre), en Twitter, me envió la liga al blog donde se encuentra toda la información. Muchas maneras de colaborar, ojalá que llegue mucho apoyo. Lo que se me ocurrió fue ir al COSTCO y comprar algunas cosas para llevarlas. Claro que no es mucho lo que puedo hacer.

Y luego sí, me puse a hacer las tareas de programación en Java. Como todo, comienza muy sencillito y se va complicando gradualmente. Ventaja: ya sabía lo que era programar, aunque en otros lenguajes. Pero lo esencial es lo mismo, y eso ayuda.

Hay muchas cosas que tengo por hacer: WIRIS, los cursos de Stanford (y son cuatro), los webinars, los cursos en Moodle Meet, Encuentro Tijuana … y mi proyecto de publicaciones. Eso, mientras estoy en Tijuana.

Luego me puse a conversar con Ana Cristina sobre  Encuentro Tijuana y acordamos una reunión presencial. Mientras platicaba con ella en G+ encontré a Judith en Facebook y quedamos de vernos mañana a las 5:30 para tomarnos un café. Hace un mes que no la veo y necesitamos ponernos al corriente y ver en qué modalidad ella seguirá participando en el Encuentro.

Y luego escribí mi primera colaboración en el blog de Encuentro Tijuana, abierta a todos los comentarios. Vamos a ver si sirve aunque sea como detonador. No tiene pretensión alguna, no es un artículo con citas y referencias, etc. Solamente un poco de lo que he observado con el uso de las redes de parte de los docentes.

Es hora de ir cerrando todo. Hace mucho frío, está muy húmedo, no se antoja desvelarse y ni siquiera hay algo decente que mirar en la tele. Pero tengo el libro de Eco.