Archive for the ‘2014’ Category

31 de diciembre: cambio de calendario

Wednesday, December 31st, 2014

Termina 2014. Para muchos efectos es solamente cambiar el calendario a media semana. El que todavía hoy cuelga de mi pared fue uno de los regalos de mi hijo, la Navidad de 2013. El nuevo lo compramos juntos, en la FIL de Guadalajara, hace casi un mes. Se trata, simplemente, de cambiar la decoración de la pared frente a mí y recordar escribir 15 en lugar de 14 en cualquier documento.

2014

2014

IMG_3704

 

Mi abuela

Mi abuela

Pero hoy es el cumpleaños de mi abuela Hilaria, la mujer de quien aprendí una gran parte de mi lenguaje cotidiano, mi primer ejemplo de mujer trabajadora, habilidosa, fuerte e independiente.

 

 

Una mujer con mucha sabiduría cuyos mimos, como los de mi amá, eran obras y no siempre palabras: las gorditas de asientos, el cafe que ella recogía de la planta y tostaba y molía, los tés curativos, las tardes de lluvia en las que nos contaba historias mientras nos repartía “ruido de uña” (cacahuates y pepitas), el vestido hecho a la medida en su máquina instalada bajo la bugambilia o tejido a gancho, y tantas otras cosas. Alegre, hoy estaría cantando desde temprano las viejas canciones de su juventud o escuchando a Lorenzo de Monteclaro. Por la noche, comenzaría la fiesta sacando a bailar a cualquiera de los mayores, reunidos en la tertulia de la familia extendida. Antes, habría preparado los tamales para compartir en la abundannte y variada cena informal que acostumbrábamos. Estaba a punto de cumplir 100 años cuando murió, en 1992. Muchas cosas aprendí de/con ella, muchas otras debí de haberlas aprendido.

 

Tu recuerdo   Es también el recuerdo de la Noche Vieja de 1970. Una canción, mi terquedad sheldoniana (entonces no tenía calificativo) de alegar sobre y rehusarme a lo que para mí no tiene sentido, sin dar cabida a lo que deseo.  Ese año debí terminarlo bailando y experimentando una cercanía que añoro.

Anoche vi Diario de una pasión, por si me hacía falta saber que en algunos momentos hay que dejar la racionalidad de lado.

 

 

 

 

Al mismo tiempo, al cambiar el calendario estaré dando inicio a un año lleno de posibilidades de trabajo, de viajes, de amistades, de nuevos proyectos. Lo que está surgiendo tiene un aspecto muy bueno. Estas dos semanas con mi hijo en casa, compartiendo proyectos y realidades, me proporcionan mucho material para tener la confianza en lo que el nuevo año traerá para nosotros; de entrada, la estancia de Pako es de lo mejor que traen estas fiestas.

Por otro lado, hay que prepararse para continuar en la exigencia de justicia y de legalidad en este país y para ayudar en donde y como se pueda a mejorar el nivel de educación y participación de las personas en las comunidades menos privilegiadas, comenzando en esta misma ciudad y colaborando de los amigos ya involucrados. Y ahí tenemos un montón de trabajo que, estoy segura, será muy disfrutable.

El año que termina ha sido rico en experiencias y aprendizajes y ha traído nuevos y valiosos amigos; la familia permanece, y ya eso es una bendición que hay que contar, entre tantas otras.

Por lo pronto mi lectura para este día es Desobediencia Civil, de Thoreau, uno de los dos textos que me quedaban por leer, de los que compramos en la FIL. Hoy no hay que cocinar, no hay prisas, no hay “tenemos que…”; solamente estar.

24 de diciembre: disfrutando de la compañía del hijo

Wednesday, December 24th, 2014

Llegó el domingo en la noche, y se puso a trabajar. El lunes platicamos durante el almuerzo, luego en mi cuarto de trabajo, después en los trayectos de ida y vuelta a La Gran Plaza, a donde fuimos a ver la última entrega de El Hobbit. Muchas opciones, muchos proyectos y a saber por cuál se decidirá al final.

El martes continuamos conversando sobre los avances de sus proyectos, sin saber todavía para donde apuntará la perinola, cuando la suelte. Surgió la posibilidad de viajar a San Francisco, como mi regalo de cumpleaños. Dependerá de lo que haya como trabajo pero, de entrada, es un entusiasta sí.

Un proyecto que define cada vez más claramente es el apoyar la creación/re creación de una cultura nacional a partir de experiencias artísticas. La música, particularmente, sería su apuesta si consigue los medios. Y me siento muy recompensada. No le interesa tener dinero o tener una gran casa o un gran carro. Es generar ingresos suficientes para apoyar la creación de ese tipo de música no comercial. Y claro, hablamos de la música y los músicos; de la canción de protesta a los cantantes actuales, productos comerciales sin propuestas significativas. Hablamos del valor de la canción y los cantantes mexicanos; y me sorprendo agradablemente: Pako no tiene esos prejuicios que me acompañaron (y ni siquiera estoy segura de que sea pasado) por muchos años, impidiéndome valorar mucha de la música popular.

Hoy salí a comprar pan para las tortas de bacalao, y a la librería del Fondo de Cultura Económica. Al entrar me encontré a Jorge Jáuregui y platicamos seguramente por más de una hora: libros, vivencias, películas. Él acababa de comprar un libro sobre la música mexicana: Mi vida, mis viajes, mis canciones, y me pareció el regalo ideal para mi hijo, en función de ese interés manifiesto.

Hace un rato cenamos tortas de bacalao y tamales; yo tomé atole, él prefirió agua de melón. Luego intercambiamos regalos y le gustó su libro 😉 Como siempre, la sobremesa es de lo mejor. Del análisis de Sim City a los resultados de la liga NFL (video juego) en la que participa anualmente con varios de los amigos que tiene desde la prepa. Pero también la inflación, los excesos de Barbarita, el saqueo que llevan a cabo todos los frentes de gobierno, la miseria que observamos…

Pero se acaba el día y yo estoy agradablemente cansada.

Que sea una verdadera Noche Buena.

26 de noviembre: dar gracias

Wednesday, November 26th, 2014
Gracias a todos los que han contribuido y contribuyen a la formación de mi persona, lo que soy. Y a las oportunidades que se han presentado, una detrás de otra y a veces de manera conjunta, para permitirme disfrutar de la vida como yo la entiendo.
1) Mis padres, mi abuela Hilaría, mi abuelo José, mi tía Cuca y mi prima/madrina/como hermana Licho. Mi educación, el disfrute de las cosas, la formación en valores y los afectos están ahí reunidos.
2) La educación/formación que me brindaron mis padres en las mejores escuelas, que eran públicas 
3) Los maestros que me exigieron y creyeron en mí, de los que aprendí la devoción y pasión por su trabajo y que me ayudaron a desarrollar habilidades y conocimientos
4) El gusto por la lectura y por contar historias, fomentados en mi casa
5) Las oportunidades que se me han brindado, una tras otra, para seguir creciendo
Hence (if you will not misunderstand me) the exquisite arbitrariness and irresponsibility of this love. I have no duty to be anyone’s Friend and no man in the world has a duty to be mine. No claims, no shadow of necessity. Friendship is unnecessary, like philosophy, like art, like the universe itself… It has no survival value; rather it is one of those things which gave value to survival.    In his insightful 1960 book The Four Loves(public library), C.S. Lewis
1) L@s herman@s que me ayudaron a desarrollar un poquito de tolerancia
2) El amor que llegó muy temprano a mi vida, y que permanece a pesar de la ausencia
3) Los amigos que han hecho funciones de hermanos, que conocí al entrar a ESFM en 68, y que también me ayudaron a quitarme un poquito de la ridiculez y lo fresa. Sigo en eso
4) Los amigos que permanecen y también los que se han alejado
5) Los amigos que ya no están, pero que aquí siguen
1) El hijo que es el centro y la razón de mi vida
2) El que colaboró para engendrar ese hijo
3) El que ayudó a guiarlo en la etapa difícil del inicio de la adolescencia
4) L@s amig@s que fungieron como tí@s y madres sustitut@s para mi escuincle
5) Los empleos y becas que tuve, que me permitieron estar presente en cada momento de la vida del hijo, criarlo y formarlo hasta lo que es ahora
6) La seguriad económica y la libertad para hacer lo que quiero, de lo que gocé mientras estuve empleada

7) “La mansión que habito, el pan que me alimenta y el lecho en el que yago“, y los antojos de cada día, derivados de esos empleos
1) La confianza y el afecto de quienes me han acogido en cada ciudad en la que he vivido
2) L@s amig@s que han compartido conmigo la sal y las tortillas, el pan y el vino, en cada lugar
3) Los amigos con los que he reído y los amigos con los que he llorado
2) L@s amigo@ más nuev@s que me han abierto puertas que nunca pensé cruzar
3) L@s amig@s que me ayudaron a construir mi vida interior, mi paz espiritual
4) L@s amig@s que, siendo expertos reconocidos en sus áreas, me han incluido como amiga y colaboradora
5) L@s alumn@s de los que he aprendido más que lo que ellos aprendieron conmigo
1) El único “Je t’aime”, acompañado de acciones para demostrarlo, la flor de plúmbago y la pulsera amarilla de plástico
2) Los poemas que me han escrito, buenos o malos; los que conservo y los que tiré a la basura (Sorry)
3) La poesía y los poetas; las novelas y sus autores
4) La música que me acompaña según el humor del día
5) El mar, la luna, y cada cosa de la que disfruto en este planeta
6) La tecnología que me permite estar en contacto con todos y seguir aprendiendo
Y seguramente, me faltan muchas cosas y muchas personas por las cuales estar agradecida.
¡Gracias!

9 de noviembre: terminó la gripe

Sunday, November 9th, 2014

Terminó una semana de gripe fuerte, producto de un descuido y de no atenderme a tiempo. El domingo pasado, estuvimos  en Guanajuato mi amiga Alma Rosa y yo cerrando  la conmemoración del día de muertos en Casa Cuatro, presenciando Poética Muerte de Theatron Ensamble, al que fui invitada por su director, Hugo Almanza. Antes había estado en casa de Angélica en un agradable convivio en el que disfrutamos de una variedad de platos de la temporada, incluyendo pan de anís con cajeta de camote que son típicos de Guanajuato. Eso llegamos buscando Alma Rosa y yo, justo antes de que comenzaran a levantar los tapetes de aserrín de colores dispuestos en la calle principal del centro, y de que levantaran también los puestos de pan, cajeta y figuras de azúcar.

Tapetes de aserrín de colores

Tapetes de aserrín de colores

IMG_3047

La puesta en escena de Poética Muerte tuvo lugar en la terraza de Casa Cuatro. Muy bella la vista al caer la noche, pero un viento helado. Los 50 minutos que duró el evento se pasaron volando por la calidad del trabajo actoral y por los textos. Pero fueron 50 minutos en los que mi incipiente gripe terminó por declararse irremisiblemente.

Guanajuato desde la terraza de Casa Cuatro

Guanajuato desde la terraza de Casa Cuatro

IMG_3078

 

La semana transcurrió entre la cama y mi cuarto de trabajo, para terminar los pendientes del proyecto con al SEG y apoyar  a Noel con su concurso de mate. Afortunadamente disfruto de la soledad  y hay suficiente comida en el refrigerador como para que no tenga que salir, pero estar encerrada por obligación lo hace aburrido a ratos. Entre otras cosas, no pude asistir a ninguno de los actos de protesta de la semana.

El sábado salí, por fin, para asistir  y apoyar al concurso de matemáticas. Un gusto encontrar amigos, ex colegas y ex alumnos  y conocer en vivo a Luis Fernando, además de reencontrar a una docena de ex alumnas del Colegio del Bosque, ahora estudiantes del Tec. Y luego regresar a casa para tratar de atender algunas de las ponencias en el Congreso Virtual de Educación en el que fui invitada a participar como ponente.

Detalles previos me decían que debía entrar tempano al sitio del Congreso para asegurarme de que mi presentación se desarrollaría sin contratiempos. Pero para eso está Murphy. Dado que en las interacciones de los días anteriores  nuestros horarios  coincidían y que mi presentación estaba prevista para las 3:00 P.M., entrar alrededor de las 2 P.M. para resolver los detalles de conectividad no era mala idea pero, cuando por fin pude tener acceso, recibí un comunicado de que llevaban 20 minutos esperando por mí. Resulta que en Perú tuvieron cambio de horario y no me enteré.

Entre mi hablar acelerado y que mi rollo original (lo que para mí es usualmente una ponencia) se había traducido a una presentación en Power Point, no fue difícil terminar a tiempo para el inicio de la siguiente conferencia, sin afectar a los participantes. Eso sí, solamente hubo una pregunta. Y luego mi garganta y yo pudimos descansar.

Hoy amanecí relajada y descansada. Sin prisas organicé mi día, hice mi mandado y me dispuse a volver a la casa de Angélica para la segunda parte del guateque. Una de las delicias es, por supuesto, la comida. En la ocasión anterior había probado un delicioso kepe charola, preparado por una amiga de Angélica que resultó ser la sobrina de la autora de mi libro de cocina libanesa, La cocina de Ventura. Una delicia. Esta vez nos llevó pastel de berenjena y dedos de novia,  mmmmmmmmmm. Por su parte, hace una semana  Angélica preparó empanadas potosinas, desde cero, y nos explicó cómo hacerlas; esta vez eran unas gorditas de masa quebrada mezclada con salsa de chile, rellenas de queso y carne. Deliciosas. Y a todo eso se agregan, en cada ocasión, las aportaciones del resto de los asistentes. Vino, agua de Jamaica, café, pasteles, ensaladas,…

La otra delicia es la compañía y las conversaciones. Además de los mencionados, en esta segunda sesión estuvieron Lirio Garduño y su esposo, Laura Lozano y su esposo, Leopoldo, Malú Cortes (quien nos  describió muy bien a través de la numerología, por turnos), Martha Margarita, y, atendiéndonos excelentemente, el joven hijo de Angélica. Gente que se dedica a escribir, a editar, a producir, a la música. Esta otra vida es muy rica en esas interacciones. Nos faltaron Tanya González Frausto  y Toño Falcón y Ada, lo cual dará lugar, seguramente, a un nuevo encuentro.

Entre la comida, la conversación y el buen ambiente, la gripe termino por desaparecer.  Y ahora a descansar, porque seguramente la semana va a estar movidita con asunto de trabajo.

8 de noviembre: los que no entienden nada

Saturday, November 8th, 2014

Leo en el muro de uno de mis contactos, el comentario de uno de sus contactos (no en común, por supuesto): ”culpables son también los lidercillos que los mandan como carne de cañón”.

Me muerdo la lengua porque no es mi conversación, y no me interesa ni conversar, discutir o entrar en contacto con gente que no cree en que uno puede tener conciencia y opinión propia a cualquier edad. Gente que cree que la protesta solamente surge si a uno lo adoctrinan. Muchas  veces he encontrado este tipo de opiniones tanto referidas a mí, por ser joven o por ser estudiante o por ser mujer, como referidas a mi hijo desde muy tierna edad (les recuerdo que fue sujeto de seguimiento de los guaruras del orejón a los 8 años) “porque seguramente su madre lo adoctrina”.

Y recuerdo, otra vez, el poema de Nazim Hikmet, Scorpion:

Comme le scorpion mon frère

Tu es comme le scorpion 

Dans une nuit d’épouvante 

Comme le moineau mon frère

Tu es comme le moineau 

Dans tes menues inquiétudes 

Comme l’amour de mon frère

Tu es comme l’amour

Enfermé et tranquille

Mais terrible mon frère

Comme la bouche d’un volcan éteint

Mais tu n’es pas un – hélas – tu n’es pas seul

Tu es des millions 

Mais terrible mon frère

Comme la bouche d’un volcan éteint 

Mais tu n’es pas un – hélas – tu n’es pas seul

Tu es des millions 

Tu es comme le mouton mon frère

Quand le bourreau habillé de ta peau 

Quand le bourreau lève son bâton

Tu te hâtes de rentrer dans le troupeau 

Et tu vas à l’abattoir mon frère

En courant presque fier 

Tu es la plus drôle des créatures au sol 

Plus drôle que le poisson 

Qui vit dans la mer

Sans savoir la mer 

Sans savoir la mer 

S’il y a tant de misères sur terre

C’est grâce à toi mon frère 

Si nous sommes affamés…Épuisés

Si nous sommes écorchés 

Jusqu’au sang 

Mais terrible mon frère

Comme la bouche d’un volcan éteint 

Mais tu n’es pas un – hélas – tu n’es pas seul

Tu es des millions 

Tu es comme le scorpion mon frère

Tu es comme le scorpion 

Dans une nuit d’épouvante 

J’irai jusqu’a dire que c’est ta faute mon frère

Que c’est ta faute non ? 

Mais tu y es pour beaucoup

Mon frère 

S’il y a tant de misères sur terre

C’est grâce à toi mon frère 

Si nous sommes affamés – épuisés

Si nous sommes écorchés 

Jusqu’au sang 

Mais terrible mon frère

Comme la bouche d’un volcan éteint 

Mais tu n’es pas un- hélas – tu n’es pas seul

Tu es des millions 

Mon frère……… 

 

Y traduzco parte del final :
Si hay tanta miseria sobre la tierra

Es gracias a ti mi hermano

Si estamos hambreados, agotados

Si somos desollados

Hasta la sangre

….

Pero tú no eres  uno -lamentablemente- no estás solo

Eres millones

Mi hermano ……..

5 de noviembre: caminemos

Wednesday, November 5th, 2014

Desperté como a la una de la mañana, sin razón aparente, y luego  a las 4:30.

Todavía tuve dos horas de sueño, antes de escucharlo decir: “Gracias por acompañarme en un tramo del camino”.

Pero seguimos caminando juntos; cada uno a uno de los lados de la misma vereda.

Llegará el momento en que estemos del mismo lado, y sigamos caminando como antes, como siempre.

31 de octubre: el viento trajo el sentimiento

Friday, October 31st, 2014

Había comprado dos macetas de cempazúchiles hace una semana. Se trataba de no perder la tradición y de recordar a los que ya no están. Pero por la mañana me entró como una urgencia de ir a comprar por lo menos una calaverita de alfeñique, al centro. 

Fui directamente a la Plaza Fundadores, a un lado de la Plaza Principal; ahí se instala el Festival del Alfeñique cada año. Figuras de mazapán de almendra y dulce de limón, pero también toda suerte de dulces pequeños y elementos para adornar un altar. 

Terminé comprando un pequeño anafre, carbón, copal, incienso y mirra, una catrina, la calaverita,  una canastita para la fruta de dulce de limón, y pequeñas cacerolitas con comida simulada. Y entonces tuve que entrar al Templo de la Tercera Orden, franciscano, a un lado de la plaza, porque no podía contener el llanto. Afortunadamente estaba solo, y en silencio. Estuve un rato para calmarme, la punzada haciendo daño, y regresé al estacionamiento, para recoger mi carro. De camino a mi casa compré panecito de muerto.

Y entonces, mientras ponía el altar, la punzada llegó con más intensidad. Lloré mucho, mucho rato. Tristeza pura por la ausencia. Ni reclamos ni rabia. Muy tarde decidí comer algo: sopa de fideos que quedó de ayer y una torta. Cuando estaba terminando, uno de los colibríes que habían estado llegando en parejas y en tríos entró a mi casa hasta quedar suspendido sobre la mesa por un momento, muy cerca de mí. No me moví, pero mejoró mi estado de ánimo. La punzada desapareció poco a poco, aunque el sentimiento sigue ahí y mis ojos no quieren estar secos.

IMG_0320.JPG

Mañana por la tarde encenderé el anafre y las velas, y volveré a leer lo que escribió para mí. Será un momento muy especial. 

31 de octubre: víspera del Día de Muertos

Friday, October 31st, 2014

Regresaba de Guadalajara y la oscuridad en el autobús te trajo a mí.

Te reclamo que no estés a mi lado. Voy en el asiento #4 y tú deberías estar en el #3, pero está vacío.
Te reclamo que aunque me pediste un beso (y tímidamente te di uno en la mejilla y entré en mi casa cerrando la puerta a punto del desmayo), nunca te atreviste a darme uno ni yo siquiera imaginé pedirlo. Inmediatamente siento la punzada en mi cuerpo, cuatro dedos abajo de la clavícula izquierda,  y te escucho diciendo mientras me digo que éramos dos hijos bien portados que nunca hubiéramos roto las reglas. Te digo me digo que tienes razón, mi mano sobre ese piquetito que se va disolviendo mientras la  lagrima que acompañaba al reclamo da paso a la sonrisa. Estamos tranquilos, ya sé. Hasta que me vuelva a dar rabia y te reclame o te convoque.
Hasta el fin de los tiempos

Hasta el fin de los tiempos

30 de octubre: cansancio y gripe

Thursday, October 30th, 2014

Han sido tres días muy intensos. Y lo que falta.

El 27 por la noche tenía ya el plan de irme a Guadalajara a llevarle a Pako sus documentos para que viaje mañana a Mexicali, porque no me parecía sensato mandarlos por paquetería. De ahí me iría a Amatlán y a Tepic, para regresar el lunes o el martes. La SEG no había dado señales de que se llevaría a cabo la reunión que habían solicitado conmigo, para lo de PBL. Pero antier muy temprano se reportaron: la reunión sería a las 4 P.M. en sus oficinas. Noel y yo comimos mientras nos poníamos de acuerdo, sin anticipar mucho de qué se trataría. Yo había dicho que no apostaba nada y que lo que saliera era bueno. Y salió. Tres horas de reunión que terminaron con un proyecto redefinido y de ejecución inmediata, que deberá estar terminado completamente en enero.

Ayer me fui a Guadalajara muy temprano, sabiendo que tendría que regresar a León por la tarde para poder comenzar a trabajar hoy. Porque en el curso de la reunión fui esbozando detalles del diseño que se me iban ocurriendo para dar respuesta a las inquietudes de Dalila, mientras me daba cuenta de que no hay nada que podamos asummir en cuanto a lo que saben de PBL. Más bien hay que partir de que hay que explicitar todo lo que a mí me parece evidente.

Ir a Guadalajara y comer con Pako mientras nos ponemos al corriente en lo que cada uno trae entre manos, es siempre un placer. Para las 2:30 habíamos terminado lo importante, pero decidí esperar a ver si me reunía con mi sobrina Daniela para entregarle sus encargos, que han estado tres meses en la camioneta de Pako. Estuve tres horas en la Gran Plaza, y no fue posible que nos encontráramos. Pako me recogió a las 5:30 para llevarme a la Central de Autobuses, y llegué a mi casa a las 10 P.M. Con una ampolla en cada talón y completamente adolorida y con migraña.

Un Excedrin Migraña al salir de Gdl me permitió descansar un poco y relajarme en el camino. Suficiente para poder conversar con mi fantasma y recuperar la sonrisa que traía perdida en un reclamo. Otro Excedrin para dormirme en la madrugada 😦

Hoy reconstruimos el proyecto, por la mañana, y por la tarde me dediqué a poner por escrito y en gráfico los detalles importantes que salieron durante la reunión del martes. Subida en mi cama, todavía adolorida como resultado del viaje más un inicio de gripe de lo que no puedo culpar a nadie más que al estrés. Pero terminé el documento. Y mañana yo no tengo que ir a Guanajuato. Sigue esperar a lo que Noel traiga mañana de la reunión donde quedarán ya establecidas fechas, pagos, entregables, etc. Sabemos ya que iniciaremos las sesiones de trabajo con maestros  el 15 de noviembre, pero el 8 debo tener los materiales preparados para capacitar con ellos a Noel y Aurora, y de paso ponerlos a prueba. Excepto por el 21 y 22 que son los días del Congreso aquí en la ciudad, y que esperamos sean riquísimos en experiencias y colaboración, tenemos ocupados todos los sábados hasta enero, y entre semana estaremos retroalimentando en línea a los participantes. Y luego habrá que redactar todos los reportes. Claro que esperamos beneficios suficientes 😉

Por lo pronto el fin de semana es de convivios varios, incluyendo Poética de la muerte el domingo por la tarde en Guanajuato. Será un domingo rico en experiencias y comida.  Hasta pienso quedarme en Gto. para regresar el lunes temprano a León 🙂  Seguro que con eso voy a enfrentar la semana con mucho ánimo.

13 de octubre: necesitaba recuperar mi paz

Monday, October 13th, 2014

Muchas cosas terribles pasan en este país donde cada día se destapa una nueva fosa para encontrar más cadáveres. Todo el país parece un enorme cementerio. Y, por supuesto, cada nota roja es amplificada para aprovechar la resonancia. Eso, y la desvergüenza y falta de humanidad de los políticos que ya están lucrando con el dolor sin dar respuestas. El encantador de bobos (aka el Peje) permanece agazapado, esperando el momento de capitalizar todo lo que sea posible.

Mientras, la vida con sus problemas cotidianos continúa de este lado. Unos se mantienen alejados de todo lo que suene a la realidad a través del fútbol, o los eventos masivos; otros, incluida yo, con los eventos gratuitos o transmitidos por la radio de la Universidad de Guanajuato o el Canal 22. No se puede estar pensando permanentemente en la suerte de los normalistas, o los crímenes en el Edo. de México, o en cualquiera otro de los frentes de conflicto sin volverse loco y terminar en una profunda depresión.

Hoy, aunque he estado atenta a lo que ocurre en el país, a asuntos educativos y en temas de matemáticas, decidí salir a hacerle frente a American Express o quién quiera que se esté tratando de aprovechar. Por eso fui a la Condusef y parece que todo se resolverá de la mejor manera, toda vez que los que pretenden sacarme dinero no tienen ningún elemento para hacerlo. Mañana tendré que volver, pero me siento muy tranquila.

Y por la tarde me puse a hacer bolillos. Amasar siempre me ayuda a relajarme, y el olor del pan recién hecho me devolvió la calma.

IMG_0315.JPG

Compartida la receta me dedico a saborear el pan, acompañando una taza de chocolate, mientras disfruto de una tarde fresca y con una ligera llovizna.

Y si todo va bien, chance y sí me voy a recorrer tierras nayaritas unos cuantos días.