31 de diciembre: una vuelta más

Thursday, December 31st, 2015

Ha sido un año lleno de actividades, de viajes, de alegrías, de nostalgias, de nuevos amigos y de presencias permanentes.

En algún momento sentí que estaba cansada sin saber muy bien porqué; hice una lista para poner en perspectiva mi quehacer. A final resulta que hice muchas y muy variadas cosas; todas dejaron aprendizajes, algunas dejaron mucho cansancio y la voluntad de no volver a caer en ellas ni por mucho que sea la amistad de quien me lo solicite. Muchas veces fue trabajar en circo de cinco pistas, lo cual no es grave porque estoy acostumbrada. El problema es lidiar con algunos tipos de especímenes.

De febrero a julio trabajé en equipo con dos matemáticos jóvenes, recién egresados del CIMAT, formando el COTECORA del IEEG. Trabajamos mucho, nos trataron muy bien y aprendimos mucho y sobre diversos temas en el proceso. Al mismo tiempo inicié un curso de Física I en la Ibero y, aunque comenzó bien tomando en cuenta el nivel de conocimiento/desconocimiento de los alumnos de los prerrequisitos, el afán por obtener notas altas a costa de lo que fuera llevó a que explícitamente pidieran un profesor que hiciera lo que ellos dijeran. En ese punto lo más que podía hacer era notificar a su coordinación y retirarme. Y no lo lamento.

Con ese relax, comencé a involucrarme en otras actividades: el diseño e impartición de un curso/taller sobre Aprendizaje Basado en Problemas para los profesores de SABES. Debí recordar las prácticas de las secretarías de educación nacional y estatales: simular la capacitación, por una parte, mientras que los docentes lo que quieren es aprobar como sea. La pésima organización y administración hicieron de esto una de las actividades más agotadoras que yo recuerde, absorbente y, a ratos, violenta.  De la experiencia surgió una ponencia para el Congreso de la Universidad Virtual San Martín de Porres, en Perú, en agosto.

Al mismo tiempo, comencé a participar e incluso asistir a reuniones de trabajo en el ITESO; comencé como “semilla” de un grupo de discusión en línea sobre experiencias de trabajo virtual y con materiales libres; tristemente, creo que estas acciones terminan muchas veces porque tenemos tantos asuntos entre manos que vamos dejando para lo último la participación en los grupos, y es una pena. Como quiera, esto me permitió conocer a otras personas, colaborar con ellos y aprender. Simultáneamente fui invitada a participar con el Instituto de Gestión del Conocimiento y del Aprendizaje en Ambientes Virtuales, de la Universidad de Guadalajara, ofreciendo una conferencia. Otra en Aguascalientes, invitada por mi amigo Elías.

En el ínterin me dediqué a revisar la tesis de maestría de Karim, a tratar de apoyar a Dulce con sus trabajos para sus maestrías en San Francisco y en Bristol, concluidas casi simultáneamente; y ahora vamos con lo del doctorado; han sido unas excelentes sesiones en línea, divertidas y de mucho compartir.

Pero también diseñé e impartí un curso sobre Ingeniería didáctica para la Universidad Virtual San Martín de Porres, de Perú. Se trata de una maestría en educación con orientación hacia el uso de tecnología. Partí de cero, sin tener idea del tipo de alumno ni de las políticas, prácticas ni usos y costumbres de aquellos lugares. Por supuesto que hubo contratiempos: yo hablo de manera muy directa mientras que la costumbre allá, por lo que pude apreciar, es de mucho circunloquio. No fue tan estresante como lo de SABES pero admito que hubo momentos en que me desesperaron las solicitudes y reclamos que me parecieron poco pertinentes en un nivel de maestría. Esto ocupó todo el mes de agosto.

De lo más satisfactorio fue la invitación de Toño Falcón a que me integrara al equipo de trabajo en el CIPEC, trabajando hora y media cada sábado con chicos que cursan secundaria o los primeros semestres de bachillerato en cursos regulares durante la semana, pero que reciben apoyo los sábados, además de que participan en talleres de capacitación en oficios, o la orquesta o el coro o un equipo de robótica. Disfruté cada una de las cinco sesiones en las que participé y, aparentemente, ellos también. Lo mejor es lo que aprendieron.

Finalmente, Oscar Ofarrill me invitó a participar un par de veces en el SOLE que administra; la primera vez como observadora de la sesión que se desarrollaba en una escuela primaria en San Luis Potosí con un profesor americano como Granny, la segunda vez como Granny con un grupo de una escuela primaria en la Ciudad de México. Mucho por aprender, mucho por hacer.

Por supuesto, colaboré con Es lo cotidiano, y Tachas, aunque no con la constancia que debí hacerlo; atendí conferencias en el CIMAT y en TEDxCDLH y di apoyo a quien me lo solicitó, en la familia y fuera de ella.

Aprendí Python, en un MOOC, por el gusto de saber que puedo. Pero es solamente la sintaxis, nada que ver con el proceso de programar, con la lógica que aprendí con el profesor McIntosh en ESFM, y quien falleció hace cosa de un mes. Me inscribí al curso de Gravity!, ofrecido por la Universidad Paris Diderot/Paris 7 (mi alma mater) en otro MOOC, y le dediqué dos semanas de cuatro con éxito, hasta que la presión de los cursos en línea que tenía a mi cargo me obligó a abandonar. Lo bueno: entiendo más física de lo que suponía

Viajé mucho: a Guadalajara por razones del ITESO y la UDG, pero también para pasear con mi madre o por mi cuenta, de paso a Amatlán. A Guanajuato para las reuniones en el IEEG o con los compañeros del COTECORA, o hasta para una presentación del Mexican Cultural Centre en la Alianza Francesa. Dormí algunas veces allá mismo para evitar los viajes de noche.

Fui al DF: con la gente del IEEG para asistir a una reunión en el INEE, hacia marzo; luego, en agosto, para asistir a Bellas Artes a la exposición sobre Leonardo y Miguel Ángel, acompañada de Marychuy y su familia; fue también mi festejo del aniversario 50 de mi llegada a esa ciudad, recorriendo los lugares que me son queridos y en los que viví las mejores épocas de mi adolescencia.

Viaje a las Californias y asistí al Comic Con. Pero también pasé un par de días con Dulce y Lore, en Rosarito, y antes estuve en Tijuana visitando a mi comadre y a mis amigas, y luego en Buena Park conviviendo con mi familia y llevando a la Desi a su primer paseo en tren.

Finalmente, viajé a Puebla para encontrarme con Sugata y Sushmita, que participaban en el evento de Ciudad de la Ideas. Fue un lindo paseo, además, lleno de recuerdos de Mely, y de antojos.

Cociné mucho, para mi escuincle y para mí y para los amigos. Y luego las recetas que Pako y mi amá me comparten

Fue gratísimo volver a comunícame con amigos que había perdido de vista por más de 25 años, vía correo. Igualmente grato fue reunirme con amigos que me han ido incluyendo en su lista en los últimos tiempos, compartir vivencias y experiencias con ellos. Y amigos de toda la vida o de los últimos 25 años con los que mantuve contacto a través de las redes y hasta pudimos reencontrarnos así fuera brevemente. Volver a conversar con mi prima Licho, y en mi casa, fue de lo mejor. Entre otras cosas me ayudó a responder algunas dudas sobre mi abuela Hilaria y su relación conmigo, y trajo a mi memoria la temporada en que mi abuelo José, tan sencillo y humilde, vivió con nosotros ocupando “el cuartito” que yo había olvidado.

Mi amá pasó una larga temporada en Tepic y apenas unos días aquí en León, pero Pako y yo la llevamos a Vallarta para el 10 de mayo, y fue muy bueno. Bueno también fue compartir con Pako trozos de mi vida, y mejor todavía que me entienda y me apoye en eso también, hasta quiso acompañarme a la Alameda de Tepic, respetando absolutamente mi momento, sin preguntar porque entiende todo. Luego se fue a India, y van seis meses en los que compartimos de muchas maneras lo que hacemos, lo que aprendemos, lo que encontramos que nos parece interesante para el otro.

Recibí y sigo recibiendo muchos regalos de mis amigos y de mi hijo, materiales unos e intangibles otros pero muy valiosos todos.

Soñé, conversé contigo en mis sueños y te extrañé mucho. Te extraño mucho.

Y aquí estoy en este día en que me siento incompleta, a punto de irme a dormir pero deseando que ocurra el milagro de tu presencia.

En suma, creo que tengo razones para estar un poquito agotada pero muy satisfechas por tanto recibido. Una vez más, ¡GRACIAS, VIDA!

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: