23 de diciembre: vimos Star Wars, Episodio VII Episodio VII

Wednesday, December 23rd, 2015

Pako la vio en Tokio, donde fue a pasar dos semanas de vacaciones, porque en India no se ha estrenado. Yo aquí cerquita, en Centro Max. Tuve la sala para mí sola. Ahora falta que podamos compartir nuestras impresiones. Mi chiquillo me mandó su foto entrando a la sala, a las 7:10 de la mañana hora de León, que son las 10:10 de la noche de Tokio; como un niño feliz. Yo entré a la función de las 1:20 P.M. y vine llegando a casa como a las 5, apenas a tiempo para que me comentara de sus compras de la mañana y de sus planes para su día de Navidad que ya comenzó.

La película me encantó, me emocionó y hasta me hizo llorar un poquito. Salí en un estado de vibración (no temblor) interesante, y supongo que se notaba porque la dependienta de Home Depot hasta se ofreció a buscar a alguien para que me ayudara de alguna manera; no pasa nada, le dije. Pero fueron momentos diversos que me llevaron a ese estado:

  • La emoción de ver la chatarra en la que decidieron emprender la aventura. Lo máximo.
  • La sorpresa de ver a un Han Solo tan envejecido ( y darme cuenta de lo que significa la manera en la que me ven quienes me conocieron hace 38 años).
  • El momento en que Leia sabe que ha perdido para siempre lo que más ha querido (el hijo ya lo había perdido) y que apenas acababa de reencontrar (yo agradezco que tengo a Pako, que es el amor de mi vida, aunque lo otro duela tanto).
  • El momento de reconocer al maestro. Me recordó el final de Una mente brillante. Y pensé en los maestros verdaderos a los que les debo tanto, comenzando por mi Jedi favorito: mi padre.

Claro, está la emoción de las batallas y la destrucción del mal, lo cual está implícito en el título de la película y por lo tanto no sorprende. Y están las presencias femeninas que se agradecen: la sabiduría de Maz; la juventud acompañada de la fuerza y la destreza de Rey; la continuidad de Leia. Está también la representación del totalitarismo nazi, y las frases memorables:

Las mujeres siempre descubren la verdad. Siempre. Han Solo a Finn.

Nos volveremos a ver, tengo fe en eso. Rey a Finn.

  1. Tengo que volver a verla con más serenidad
  2. Tengo que comprarla en cuanto esté a la venta, entre otras cosas para mantener completa la colección.

Regresé a casa después de comprar un par de cosas en el súper. Un croissant de jamón y queso con media copa de vino y la música de Queen para relajarme y recuperar la calma. Y terminar de cocinar el bacalao.

Ahora sí: ¡que comiencen los festejos!

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: