Archive for September, 2014

20 de septiembre: cuentos y marchas

Saturday, September 20th, 2014

Un día movido, una vez que me decidí a levantarme a buena hora para hacer un poquito de ejercicio. Se pierde la condición muy rápidamente y es como si fuera la primera vez.

Luego, mientras almorzaba, observé un grillo dormido en la reja de la ventana. No sobre la reja sino colgado de ella.

IMG_0305.JPG

Como si hubiera estado esperando a que lo fotografiara, comenzó a estirar una pata y luego la otra y a irse montando, ahora sí, sobre la reja. Luego cayó al piso. Se recompuso y brincó. Lo perdí de vista. Uno más de los visitantes de mi jardín. Vienen y se van.

Mi necesidad de movimiento me hizo ponerme a lavar y limpiar, a cocinar y a limpiar de nuevo, a tiempo para irme a la Marcha por los derechos humanos de las mujeres convocada para salir a las 5 P.M. del Arco de la Calzada, rumbo a Presidencia Municipal.

Un buen contingente. Encontré a Gaby Naranjo y reencontré a Lalo Vázquez, a quién hacía mucho tiempo no veía. Luego llegó Toño Alvear y fue muy divertido que Gaby nos presentara y dijéramos “te he leído”. Otras maneras de conocernos en estos tiempos digitales.

Caminé de regreso para recoger mi carro. ¡Y sudé otra vez! O sea que por ejercicio no ha quedado.

Mientras me relajo escucho un concierto de música mexicana, en vivo, por TV UNAM, en ocasión del 85 aniversario de la autonomía de la Universidad. Cantan Lila Dawns, Fernando de la Mora y Eugenia León. Eso o ver el partido León vs. Veracruz. Pero no los quiero salar, porque van ganando a dos minutos de que termine el partido.

El coro de la orquesta canta ahora un nostálgico Qué te ha dado esa mujer. Fernando de la Mora me mata con Un viejo amor y Eugenia León con Bésame mucho. Vamos por un tequila, pues.

Advertisements

11 de septiembre: estar tranquila

Thursday, September 11th, 2014

Estoy encerrada en mi cuarto de trabajo. A ratos trabajo, a ratos participo en el curso de flipped classroom, a ratos chateo, a ratos nomás me tiro en el sofá.

El vecindario está extraordinariamente silencioso, de manera que alcanzo a escuchar a las palomas y a los colibríes. La señora Silvia captó el mensaje de la puerta cerrada.

Ni siquiera puse música (la traigo por dentro). Y así podría pasar todo el día.

IMG_1319.JPG