16 de julio: Nuestra Señora del Carmen

Wednesday, July 16th, 2014

La virgen de mi devoción a partir de la escuela secundaria y por muchos años. El templo de Nuestra Señora del Carmen, en Tepic, estaba en construcción en aquellos años, muy cerca de la escuela secundaria “Presidente Alemán”, a la que asistí.

A ese templo íbamos en bola a los ejerciciios espirituales de cuaresma, para jóvenes. No es que a mí me interesaran particularmente, pero andar en la bola con mis amigas, sí. Y los intereses de mis amigas no eran muy espirituales, recuerdo. El asunto es que los ejercicios eran para jóvenes hombres y mujeres: ellos del lado izquierdo de la nave del templo y las mujeres al lado derecho. Muchas de mis amigas tenían ya novio o estaban interesadas en alguno de aquellos jóvenes, y era la ocasión para cruzar miradas y alguna palabra. Nada más. A esa edad yo ni siquiera volteaba a verlos como sujetos de interés, como no fueran mis hermanos o los amigos de mis hermanos que iban a nuestra casa a pasar las tardes jugando en el patio.

Mis amigas de la época comprendían el grupo con el que había crecido, desde el jardín de niños (Rosa Navarro, se llamaba) hasta la secundaria, las amigas que se agregaron en la primaria, y algunas dos o tres que se unieron en la secundaria. Una docena de escuinclas de diferentes estratos sociales, mayormente clase media, siempre en escuelas públicas (aunque la Alemán era de cooperación entre el Estado y los padres de familia). Las aventuras y travesuras se daban dentro de la escuela misma, con la excepción de las escapadas a la Alameda para acompañar a las que ya tenían novio.

Recordé todo esto a propósito de la festividad del día. Una de mis amigas desde el jardín de niños, además vecina, con quien compartí 12 años de escuela (ella y su prima Paty) era la Yuya Rosales. De las familias adineradas de la ciudad de entonces, poseedora de carros en una ciudad que se caminaba de lado a lado en media hora, un rancho, y las caballerizas  y la pasturería que incluían un palenque al que iba a cantar Tony Aguilar en algunos festejos, situado en la parte posterior de la casa construida en un gran terreno entre dos calles. La riqueza provenía de la fábrica de tequila “Santa Elena”. Ella cumplía años en este día y la fiesta era de lujo. En aquella época, en aquella ciudad, las diferencias económicas o sociales no eran obstáculo para la convivencia entre los escuincles. Ella solía comer en mi casa y yo en la de ella (caldo de pollo, diario, para los niños).

Al terminar la secundaria ella y su prima se fueron a estudiar a Guadalajara y yo a la ciudad de México. Al reencontrarnos en las primeras vacaciones terminó nuestra amistad. Las diferencias sociales les cayeron de golpe. Además yo ¡no saludaba de beso! y parecía vago en pantalones (era la única mujer en mi grupo de primer año de Voca 3).

En 68 “perdí” a algunas de las amigas que hice en la primaria. Era comunista, dictaminaron, pues andaba en la revuelta de los jóvenes. Y un año más tarde me desprendieron de lo que quedaba del grupo porque yo platicaba con los muchachos en las fiestas en lugar de bailar con uno solo, impidiendo que la cacería se llevara a cabo conforme a las reglas (que nadie me dijo que existían, y que yo desconocía porque era uno más, creciendo y aprendiendo con ellos).

Mi única amiga siguió y sigue siendo Raquel, a pesar de la “ausencia” de 30 años que yo decidí, aún cuando no he dejado de ir a Tepic.

Y así sabe una quiénes son las verdaderas y verdaderos amigos. Quiénes entienden que crecemos y vamos cambiando sin perder la esencia y quiénes son simplemente conocidos y conocidas que al menor desacuerdo o diferencia de estilos de vida o pensamiento se alejan. Y damos gracias por esos que nunca piden nada y siempre piensan en nosotros y nos apoyan y se alegran con nuestras alegrías y sufren nuestras penas, aunque no nos veamos ni nos llamemos por teléfono ni a través de las redes. Aunque pasen 30 años.

Gracias pues por esas amigas y amigos. Gracias, Raquel (aunque nunca vas a leer esto).

Advertisements

2 comments on “16 de julio: Nuestra Señora del Carmen

  1. Elías Loyola Campos says:

    ¡Muy buen texto! Me gustó.
    Saludos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: