1 de octubre: sacudir los malos recuerdos

Tuesday, October 1st, 2013

Leopoldo Navarro me pidió un texto sobre el 68. Solamente puedo contar mi experiencia, le dije, y aceptó. La publicación en Tachas, el suplemento semanal de Es Lo Cotidiano, apareció el fin de semana pasado.

Hoy comenzaron a aparecer, en Facebook, fotos rescatadas de Google de los terroibles momentos que se vivieron el 2 de octubre de aquel año. Y se han compartido películas. Las imágenes más chocantes son las de Díaz Ordaz. Incluso la foto de una cobra no me causó tanto conflicto, y eso que los animales que se arrastran han sido siempre lo que más me repugna y aterra. El tipo representa lo que más detesto en esta vida.

Por eso me puse a hacer rollitos de membrillo, con la receta que me compartió mi madre. Eso trajo las otras memorias, parte de lo que relato en el texto publicado: mi paso por la cocina de E.S.F.M. En esos tiempos apenas sabía freir un huevo o un bistec, y lo hacía obligada por el médico y mis padres, para evitar una recaída de la anemia que me gané el primer año que viví en el D.F., comiendo tortas y los tacos y merengues que mis compañeros (era la única mujer en mi grupo de primer año de vocacional) ganaban jugando volados.

Hacernos cargo de la cocina del Poli fue divertido e instructivo. Si decidíamos hacer hamburguesas (con la receta que alguien aportaba o inventaba) eran con formas de animalitos o flores, por ejemplo. Para los días en que íbamos a una marcha o un mitin hacíamos tortas. Un día decidí que haríamos chiles rellenos, sin idea de lo que significaba. Los compañeros fueron al mercado y trajeron 100 chiles y el queso y los huevos que sabíamos que eran necesarios, más las naranjas y plátanos que eran parte de la dieta. Luego comenzamos a especular sobre la manera de hacer los chiles rellenos. ¿Había que freírlos? O ¿se ponían a hervir?

En ese predicamento estábamos cuando llegó una de las alumnas de los últimos semestres, del área de matemáticas (no era amiga de ninguno de los que estábamos ahí, pues). Comenzó a regañarnos porque no habíamos lavado con estropajo y jabón las frutas.  Dije que en mi casa no se comían las cáscaras, y que por eso no me parecía importante lavarlas como ella sugería. Se enojó y comenzó a regañarnos porque no hacíamos nada bien, desde su punto de vista. Y entonces hice lo que siempre hago cuando alguien dice que lo sabe hacer mejor o  de manera más eficiente: le dejo todo en las manos para que se haga cargo. Me salí, acompañada de Angel y Raúl, que me decían que no me enojara. Y no, no estaba enojada; pero no compito. Estuve unas semanas  trabajando y aprendiendo en la imprenta y nunca supe lo que era rellenar un chile, hasta hace unos meses (por antojo).

El paso por la imprenta tuvo momentos muy difíciles, como cuando uno de los compañeros (seminarista, venido a apoyar) perdió la mitad de la mano porque, al pasar y golpear una mesa de manera accidental,  alguien hizo caer la guillotina. Lo llevamos a un  hospital privado en Lindavista, donde intentaron volver a conectar la parte amputada, sin éxito. Vino la crisis de fe más terrible que yo haya presenciado, pero al final regresó al seminario. Yo volví a la cocina (la compañera había abandonado el barco).

Afortunadamente, no todo fueron tragedias. Desafortunadamente, el final fue la más trágica de las experiencias. Conservo los amigos de aquellos días.

Advertisements

2 comments on “1 de octubre: sacudir los malos recuerdos

  1. Elías Loyola Campos says:

    No sabía lo del seminarista.

    Buenos recuerdos. Allí conocí a Judith Reyes, entre otros artistas, y la reencontré en 1976, en una reunión de amigos (en total, éramos menos de diez). Me dio mucho gusto poder pasar con ella una gran velada, platicamos, cantamos, contamos anécdotas, cenamos y bebimos.

    Un par de años después, con motivo de los 10 años del Dos de Octubre, mi compadre Enrique Delgado Parra (también de ESFM) y yo hicimos un audiovisual, a petición del profesor Jorge Villamil, empleando fotografías de los periódicos y de la revista ¿”Por Qué?” y música del disco “Cronología del movimiento estudiantil 1968”, de Judith, el cual tenía más de una hora de duración (eran dos magacines completos de diapositivas) y lo proyectamos como ocho veces en el CCH Azcapotzalco en el salón de usos múltiples, siempre con cupo lleno (unas 500 personas). La idea era mostrarles a los alumnos, quienes eran unos niños cuando ocurrieron estos hechos, lo que había sido El Movimiento.

    Nos sorprendió mucho la reacción de los alumnos: Si bien entraban echando mucho relajo, pero a los pocos minutos (yo creo que nunca llegaron a 60 segundos) de iniciar cada exposición había un silencio total de voces. Al concluir, todos salían ordenadamente de la sala y sin hablar ni hacer comentarios. El dolor también lo hicieron suyo.

    ¡Dos de Octubre no se olvida!

    • Blanca Parra says:

      Muchas anécdotas de todo tipo.
      Yendo a C.U. a un mitín, en un pesero por lo que ahora es el Eje Central, me tocó viajar en la parte delantera junto a un joven que me maravilló por el delicadísimo maquillaje de ojos, casi invisible. Fue mi primer contacto con gente gay.

      De la música yo tengo el álbum de Oscar Chávez, con algunas de las canciones de Judith Reyes.

      Y sí, me ha tocado hablar con chavos sobre el tema. Hace un año fue via Skype, con dos grupos del Tec de Monterrey, en Monterrey. Como dices, muy serios y haciendo suya la memoria y el dolor.

      Me pasó con Pako y con mi mamá, el año que vivimos en Culiacán (1991). Ellos dos eran mi apoyo moral para ver Rojo Amanecer. Nos subimos a mi cama. Pako comenzó a gritar de rabia “hijos de la chingada porqué!”, etc. Mi mamá por el estilo. Acabé siendo yo el consuelo!

      En fin, mientras haya chavos que lo hagan suyo, tenemos esperanza. No?

      Un abrazote!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: