Archive for August, 2013

21 de agosto: Gracias a la vida

Wednesday, August 21st, 2013

Este día es para agradecer las bendiciones recibidas.

Además de tener casa, comida, sustento y una salud relativamente buena, tengo una gran familia que me apoya y un montón de amigos queridos. Pero en esta semana recibí regalos.

Acompañados de una taza de café recién hecho por Pako (mi hijo), él mismo me compartió la nota que ProMéxico publicó sobre su trabajo: “Astrolol Conquers Space in iTunes“, en la página 32 del documento.  Mi mayor satisfacción es verlo convertido en un adulto exitoso, responsable, que disfruta su trabajo y que, más importante, disfruta de la comida de su madre 🙂  Eso no lo cambio por nada en el mundo. Y dije que ya no pedía nada más a ésta tan generosa vida.

Pero hoy me buscaron por Facebook del Campus León del Tec de Monterrey. Me reuní con Willy en el Starbucks de Plaza Mayor para ver de qué se trataba.  Me hizo entrega de una invitación para que reciba un reconocimiento. La razón: hicieron una encuesta a todos los egresados para determinar al conjunto de profesores que “dejaron huella”. Mis ex-alumnos votaron por mí!

recoocimiento Tec

 

Agradezco muchísimo este detalle; mucho más porque viene de una institución que me despidió porque “ya no te podemos pagar tu salario”. No hard feelings.
Dejar el Tec me permitió ir a Tijuana y conocer la comunidad Ibero que existía (existió, para mí) y hacer un montón de excelente amigos, entre los que cuento a muchos alumnos de prepa y de licenciatura.

Hoy mismo recibí muchos K en Klout, de gente que me conoce a través de las redes. Y de verdad, no puedo pedir nada más.

Lo único que puedo decir es gracias, gracias, gracias! Si hoy fuera mi última noche en este mundo, estaría tranquila, contenta y agradecida.

Dios los bendiga a todos!

8 de agosto: I’m back!

Thursday, August 8th, 2013

Desde ayer tenía planeado ir a Guanajuato City para ver si mi cédula de la maestría ya estaba lista, pero era día de mercado, así que lo dejé para hoy. Por la tarde de ayer recibí un mensaje de la responsable de la oficina de Profesiones de la SEG: pase a recoger su cédula!

Llegué a las oficinas como a las 9 A.M. y en lo que me tardé fue en sacar las copias de los documentos para entregarlos como constancia de la recepción de la cédula y mis papeles oficiales. De regreso a León pasé de una vez a la Ibero a dejarles la copia para completar mi expediente. Para las 11 A. M. ya estaba en casa.

Luego de almorzar organicé mi horario de clases y comencé a revisar las guías de estudio que me hicieron llegar, para hacer algo coherente y para comenzar a planear las actividades de los cursos. Eso es lo que me lleva más tiempo. Por lo pronto terminé de organizar la guía más larga, que supone ocho horas de clase semanales. Poco a poco el esquema va quedando claro y mañana estaré ya creando los sitios en Edmodo y diseñando las primeras actividades.

Me fui a recorrer librerias como a las 4 de la tarde, para buscar los libros que voy a necesitar.  Es como invitar a un borrachito a una cantina! Y, que yo sepa, no hay asociaciones de “Adictos a los Libros” Anónimos. Debería! A eso colaboró Eduardo Estala Rojas, quien en un post en Facebook sugería un libro del FCE: Prólogos a la Biblioteca Mexicana de Juan José Eguiara y Eguren. Ni cómo resistirse porque, además, cuesta 22 pesos! De paso, en la misma librería del FCE compré La física del futuro, de Michio Kaku.

De los libros para los cursos solamente compré el Algebra de Ress y Sparks, porque me resisto a dar un curso propedéutico de nivel de secundaria. El Algebra y Geometría con Geometría Analítica, de Swokowski, uno de los recomendados en la bibliografía de uno de los cursos, esperará a la siguiente semana. Mientras, hice el comparativo entre Gandhi y Gonvill. Gonvill es un 5% más barato que Gandhi, pero Gandhi tiene la edición anterior (Decimosegunda) que es mucho más barata.

En el inter pasé por Liverpool, buscando un astrolabio. No lo encontré, pero conseguí tres maravillas: un telescopio de unos 25 cm, en su caja de madera decorada con un dobledecímetro; un caleidoscopio diferente de los cuatro que ya tengo (todos distintos); y unos binoculares que son réplica de unos hechos en Londres en 1857. Ya sé que no se supone que gaste, pero además de ser objetos bellos van a servir para las actividades de clase!

ImageImageImage

Y así, loca de contento con mi cargamento, regresé a casa a continuar trabajando.

Y en eso estoy. Y me siento muy bien!