26 de abril: blue mood

Friday, April 26th, 2013

Hace ya varias semanas que no escribo más que materiales para mis alumnos. Trabajos que obligan a sopesar cada palabra antes de escribirla dada la escasa habilidad de lectura que exhiben. Se trata de no desvirtuar los conceptos pero de hacerlos muy accesibles, limitando el uso de símbolos a lo esencial y de reducir las explicaciones a lo fundamental. “Cortar y pegar” del Mathcad al Word y borrando, además, cualquier indicio del pegado. O trabajar en Mathematica para tener una versión más profesional… que luego hay que convertir a PDF para que la puedan leer 😦  Mi codo resiente el uso excesivo del mouse y mis ojos vuelven a irritarse.

Y estoy cansada. Tanto que hoy me quedé dormida por lo menos una hora ¡en pleno medio día! Es el fin del semestre, por una parte, y he sentido mucho estrés con la manejada mañanera, antes de que amanezca, y la tensión producida en las interacciones con el contador del Colegio, que terminan con mi petición de rescisión del contrato al término estricto del periodo de exámenes finales, de lo cual hoy me notificaron que fue aceptada. Eso me relajó bastante este día, será por eso que me dormí.

Pero la noticia de la muerte de Martha, la hermana de mi amiga Alma Rosa, me revolvió todas las otras preocupaciones. Apenas hace un par de semanas fue el papá de Anita. Hay cosas en las que no nos gusta pensar, en general. Lo malo es que yo sí pienso en ellas y voy viendo la sombra rondar en círculos concéntricos cada vez más cerrados. Ayer estaba ya en blue mood y hoy no tengo ganas de nada. Supongo que lo sensato es cambiar el tipo de música, buscar una película en Cuevana y dejar que fluya lo que tenga que fluir.

Lo muy bueno de este día: la llamada de Pako para decime… que iba al cine!   🙂

Esperemos que la mañana traiga cosas buenas.

Advertisements

2 comments on “26 de abril: blue mood

  1. Elías Loyola Campos says:

    Bueno, no tienes porqué trabajar tanto. Ya es hora de que sólo trabajes cuando quieras, a la hora que quieras y en lo que quieras. Cierto es que las clases tienen su encanto, pero bien puedes darlas sólo en los cursos intensivos de verano, donde no hay administrativos que soliciten cosas que nada importan y bien se puede ceñir uno a un libro texto que contenga los temas. Lo importante será interactuar varias horas al día con los alumnos para darles a cada uno la “medicina” adecuada, además de que sólo toman un curso en ese tiempo y están atentos sólo para ti.

    Ahora, que si no te importa que no te paguen, intégrate con el grupo de profesores que trabajan con los alumnos para las olimpiadas de matemáticas, informática o física, allí sí conocerás alumnos interesados por tu trabajo.

    Sin embargo, como bien sabes tú, hay muchas cosas más que requieren gente sabia y de valor, además de ser gratificantes, son urgentes; ya lo estabas haciendo en Tijuana…

    No pongas el despertador si no es necesario, desvélate si te place. Descansa cuando quieras.

    Hace unos días soñé a varios de mis amigos que han muerto, la pasé bien. Cuando me toque a mí, sé que visitaré a otros, a tantos como lazos haya dejado para vivir en ellos.

    Buenas noches.

    • Blanca Parra says:

      Gracias, Elías.
      Cuando regresé a león la idea era esa: dar clases más por gusto que por la paga. Por eso comencé a dar clases en el Colegio del Bosque: la hermana de mi mejor amiga me pidió que las apoyara porque las niñas tenían ya un mes sin clases, aunque no podrían pagarme mucho (120 pesos la hora). Acepté apoyarlas. Pero ha sido muy estresante desde todos los puntos de vista: lo menos importante es lo académico, el énfasis parece centrarse en formar niñas para el matrimoio y ser “buenas católicas” aunque los comportamientos sean de forma y no de fondo. Etc. No encajo ni encajaré. Además de todos los otros detalles que han ido surgiendo. Por eso me relajé cuando aceptaron que termine mi contrato en cuanto pase el examen final. Como dijo una amiga, las alumnas no tienen la culpa (aunque algunas son parte del problema).
      Preparar alumnos para concursos nunca lo he hecho, porque a mí no me gusta competir. Y dar clases particulares lo hago cuando el alumno o alumna vale la pena, pero no para ayudar a pasar exámenes.
      Ya ves, soy muy complicadita.
      Me distraigo con otros rollos que no tienen que ver con las ciencias pero sí, extraño los buenos alumnos.
      Mis fantasmas me visitan de cuando en cuando, y eso está bien. Pero a veces me angustía lo que puede estar a la vuelta de la esquina 😦 De todas maneras, nada que pueda ser detenido.

      Gracias por tus palabras. Un abrazo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: