27 de noviembre: una lección aprendida

Tuesday, November 27th, 2012

Yo sé que hay cosas que no sé. Y esta vez me costó 1500 pesos aprender algunas:

  • Decir la verdad no es saludable ni conveniente
  • Debes negar cualquier cosa que te vincule con cualquier hecho
  • Hay que asumir una posición de víctima ante las autoridades (sobre todo si son hombres)
  • Hay que aprender a transar

No quiere decir que vaya a poner esto en práctica, pero sí que nunca me presentaré como testigo de lo que sea.

Uno siemppre habla de la falta de responsabilidad civil de los mexicanos. Pero hasta que me involucraron en un argüende y me hicieron pagar por daños que no cometí, me doy cuenta de que en este país, por lo menos, uno es culpable desde el principio y sin que haya la menor de las evidencias. Basta una denuncia, un picapleitos muy amigo del agente del Ministerio Público y, para cuando lo citan a uno, el caso está armado y la decisión tomada.

Lo peor es confiar en que diciendo la verdad se resuelven las cosas. No es el caso: decir que uno estuvo cerca del lugar de los hechos o que recuerda algo, es la declaración tácita de culpabilidad.

Tampoco es sensato argumentar, sobre todo si uno es mujer. Aparentemente, por lo que vi, hay que mostrar vulnerabilidad, parecer víctima y hablar con ese modito que a mí me enferma. En este caso, el MP dejaba hablar a la mujercita pero no a mí.

Pensar en llevar a cabo el proceso de demostrar la inocencia es lo menos acosejable. Desde el mismo MP (quien ya tenía todo arreglado con el abogado de la doña) que me dijo explícitamente que le estaba quitando mucho tiempo con mis alegatos,  el abogado que me explicó lo que sería el proceso completo, y el defensor de oficio quien me aseguró que lograr un arreglo con el fin de no perder tiempo en diligencias no era equivalente a corrupción (la corrupción es ilegal, dijo). Lo correcto es transar para no cansarse. Evitar el pleito a toda costa. Los principios, la ética, etc. no tienen porqué aparecer.

Que nadie se extrañe entonces de que nadie quiera testificar, apoyar a otros, denunciar atropellos reales. Me queda claro. Y sí aprendí.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: