22 de octubre: estoy donde quiero

Monday, October 22nd, 2012

Es decir que estoy en paz. Con esa conciencia amanecí hoy. Y supongo que esta conclusión se deriva de todo lo que ha pasado en los últimos tiempos pero, especialmente, las dos semanas anteriores. Sí, el taller en Tijuana Innovadora es parte de lo que me gusta hacer. Pero también la convivencia con mi familia y mis amigos.

Llegar a Tijuana fue comenzar a correr: del aeropuerto a Otay, para ir a la Delegación del ISSSTE y preguntar por mi trámite y, mientras Servando (quien se ocupa de eso) llegaba, tramitar mi permiso de internación para poder ir a Buena Park. Terminé como a las 11:30 y regresé al aeropuerto para recoger la maleta que dejé guardada y encaminarme al hotel, en la Zona Río. Autobuses y taxis de ruta, porque parece que los taxistas de Tijuana prefieren rodar vacíos que ofrecer tarifas razonables. Un baño y a Playas, donde me esperaba mi comadre Haydee para comer.

Un placer estar en casa de mi comadre. La atención de siempre, el afecto, y la deliciosa comida que prepara. Platicamos un buen rato antes de que llegaran Dulce y Anna, y luego Gaby. Nomás el compadre no llegó. Aunque apenas fueron un par de horas, lo disfruté mucho. De ahí Dulce me llevó a atender un compromiso que o no había yo registrado o de plano había olvidado. Eso impidió que pudiera saludar a mis amigos en la Ibero o caminar así fuera un momento por la playa 😦

Dulce me esperó en el Sanborns de la Revu, donde me reuní con ella para ir a ver si entrábamos al Festival del Tequila, en la misma calle. Decidimos que mejor nos íbamos a platicar al hotel, y luego a cenar. Largo el chal! El destape de Rubén como rector de la Ibero Tijuana (mañana toma posesión) ha movido muchos resortes y ha hecho que algunas personas busquen al equipo de la ex DGSEU (ahora tiene otras siglas) para hacer caravana. Lo más divertido: hubo quien me encontró en el CECUT y confundió el motivo de mi estancia en Tijuana, de modo que se regresó para saludarme muy amablemente después de años de no dirigirme la palabra! Eso y muchas más anécdotas sobre nuestras experiencias desde que dejé Tijuana. Y todavía no pasan tres meses desde entonces!

El viernes lo primero era el taller, y desde las 8 de la mañana estuvimos presentes, lo cual fue bueno para poder resolver en lo posible los problemillas que surgieron con la organización. Terminamos en punto de las 12:30. Mi plan era comer con Ale Castillo a las 3 P.M. en el Applebees, pero me informaron de otra actividad que no estaba en mi agenda. En el hotel organicé mis cosas y acordé con Dulce y la Lore que nos veríamos por la tarde para hacer algo, al estilo viejos tiempos. Todo mundo sabe que hay cosas que no decido yo. Y así fue otra vez! Había un desorden vial que me hizo dudar en tomar un taxi para ir a Otay, lugar de la cita. Y qué bueno que lo dudé porque a continuación se produjo tremendo apagón en toda la zona fronteriza: adiós semáforos, internet, teléfonos, etc.

En el Applebees comí con mis pandas, Alejandra y Janet, aunque tuvimos que esperar a que se restableciera la energía eléctrica para que pudieran servirnos comida! Una excelente tarde con estas niñas tan talentosas y guapas. Luego la Morra me recogió para ir al hotel a esperar a la Lore quien vendría con la Ninis (su hija) enfermita. Teníamos que revivir nuestras tardes tequileras! Esta vez fue una botella de vino y botana mientras platicábamos y nos reíamos, con la Ninis dormitando debido a su malestar. Esos son los momentos que extraño. Pero las tuve que despedir, porque Marla me llamó para decirme que podían pasar por mí a las 5:30 A.M. para llevarme a San Diego, desde donde iría a casa de mi má. En Tijuana fue imposible rentar un carro, a menos que hubiera estado dispuesta a pagar 8000 pesos por él. ¡En Tijuana uno se compra un carro con ese dinero!

Y sí, muy temprano salimos de Tijuana (no era yo la única pasajera) rumbo al aeropuerto de San Diego. Ahí renté un carro (sí, se siente diferente manejar un carro automático y relativamente nuevo) y derechito a Buena Park. Incidentes en el viaje, como siempre, que me hicieron llegar allá casi a las 12 del día! Mi má y la Desi ya estaban listas! La chiquita es un amor y tiene muy claro lo que quiere hacer. Así que ella, su Daddy y mi má nos fuimos a una feria de salud a que mi madre recibiera su vacuna para el “flu” y la checaran. Todo en orden, excepto que Desi estaba tan divertida que no quería regresar a casa. Nomás la vi ese rato porque luego ya ni su madre ni ella salieron con nosotros. Eso lo extrañé.

Mi má y yo recogimos a mi chaparrita Nidia y nos fuimos al mall de Brea. Nidia estuvo igual de contenta que nosotros. Una degustación de tés en Teavana, de donde salimos con una pequeña pero deliciosa compra, un par de cosas extra y una buena y relajada comida. Lo mejor fue la convivencia y ver a mi hermana contenta y a mi madre también. Platicamos mucho y eso es bueno. Antes de regresarlas a sus casas llegamos a documentar al hotel de siempre. Luego nos pusimos de acuerdo para el día siguiente.

Lo primero: hacerme un examen muy completo de la vista y ordenar mis dos pares de lentes, porque ahora los de sol también están graduados, aunque no como los de leer. Lo bueno de hacérmelos allá es que el examen es muy completo y bueno y que los lentes me los entregan una hora después de que los ordené, por no hablar de la variedad de marcos y los materiales de las lentes. Un pequeño lujo, pero este sí que es necesario. Lo mejor: no tengo ni asomo de cataratas o glaucoma (padecimientos en mi abuela y mi madre) y ningún otro signo de daño … excepto la vista cansada.

Con Nidia y mi má fuimos al COSTCO por la medicina que me encargó Pako, almorzamos la comida mexicana que a mi mamá le gusta y fuimos a casa de Nidia para que yo descansara un poco (las desveladas y el ajetreo comenzaban a mostrarse) antes de regresar a Tijuana.

Fueron apenas unas 24 horas y por supuesto que me faltó tiempo para ver a otra parte de la familia que quiero, pero no había más. Pero esos momentos los disfruté enormemente.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: