Archive for September, 2012

13 de septiembre: una tarde en el relax

Thursday, September 13th, 2012

Pareciera que me estoy volviendo floja para escribir. La verdad es que estas tres semanas han sido de mucho ajetreo. Hace dos semanas que llegó, por fin, la mudanza, y en desempacar y organizar los muebles y las 32 cajas entre libros, zapatos, ropa y cacerolas, se me ha ido un buen de tiempoy de energía. Y eso, en fines de semana. Ya casi termino.

Llevamos cinco semanas de clases en la Ibero, muy intensas. Y hace una semana tomé dos grupos de Mate III (Geometría Analítica) en el Colegio del Bosque (Cumbres, pero para niñas) que no tenían maestro.  Ahí mis clases (dos, de 45 minutos cada una) comienzan a las 7 A.M. muy puntualmente todos los días; y a las 8:25 salgo corriendo rumbo a la Ibero, en la otra punta de la ciudad, para llegar a mi clase a las 9 de la mañana, tres veces por semana. Y tres veces por semana tengo una clase de 13 a 15 horas, también en la Ibero.

Los ratos entre clases y algunas tardes las he dedicado a asuntos de bancos, el Infonavit, ahora el ISSSTE (todavía), y a recorrer tiendas buscando las lámparas, la estufa, la colcha, los cojines, etc. para terminar de instalar y hacer de mi espacio algo confortable y seguro. Ya casi lo logro. Han tenido que cambiar la mayoría de los contactos, que no tenían conexión a tierra y algunos de los cuales ya no funcionaban. Cambiar las lámparas, cambiar la estufa  a la que le funcionaban solamente dos quemadores y era un riesgo,… además de que sirvió de tumba al ratón que hace alrededor de dos o tres meses Chany descubrió y, en su afán de cerrarle la entrada a la cocina, terminó encerrándolo dentro de la estufa, sin darse cuenta. La instalación de la nueva estufa ocupó tres tardes, porque los estándares cambiaron en los útimos 20 años, aparentemente, y ahora miden algo así como 3 cm más de ancho!

Mientras, y para no variar, he tenido experiencias significativas en el Colegio del Bosque. Al término de la semana anterior y durante la segunda hora de clase, debía acompañar a mi grupo al patio, a la misa de viernes primero.  Hacía calor y me había vestido muy confortablemente con un traje de lino (pantalón y blusa sin mangas) y sandalias de piso. Al salir, las niñas se pusieron saco formal, y caí en cuenta de que era un día importante para el Colegio. Ya en el patio me di cuenta de que todas las maestras y el personal vestían de blanco y negro, los hombres de traje. Observé que las niñas llevan todas el pelo de mediano a largo, aretes de perlita, moños blancos si lo llevan recogido. Era yo la mosca en la leche. Pero tanto el coordinador como las personas que luego conocí (profesores, personal y sacerdotes) fueron muy amables. Pedí el reglamento y el calendario que hasta ese momento no me habían entregado. En síntesis:

  • no se debe usar lino ni mezclilla
  • no se deben usar sandalias de piso, chanclas, tenis, etc.
  • no se usan blusas o vestidos sin manga, playeras, etc.
  • se recomiendan colores “formales”

como dijo la Maluca: pareciera que intencionalmente había contravenido cada regla!

Luego, sabiendo que los exámenes de primer parcial comienzan en una semana, acordé con las alumnas las fechas… para enterarme después (hoy) que el calendario de exámenes es institucional. Algunas cosas se pueden corregir, simplemente siguiendo las reglas. Pero las alumnas ya aprendieron a tomarle foto al pizarrón en lugar de copiar… pero está prohibido que siquiera toquen el celular dentro de sus bolsas! Ahí sí, too late! Y hoy aprendiero que existe Drive, para colaborar en línea.

Mientras, en la Ibero sigue el tallercito de 5 horas cada sábado. Afortunadamente este fin de semana será la útima sesión. Me llama la atención que en Tijuana nosotros (yo en calidad de CDE) respetábamos los puentes de la SEP sabiendo que los profes son padres y necesitan pasar esos días en familia. Por eso no poníamos ningún taller el viernes por la tarde, anterior a un puente. Aquí no hay esa consideración y los talleres obligatorios requieren del 100% de asistencia y permanencia en la sala, para acreditarlos. En mi caso me parece que estoy hartando a los facilitadores con mis preguntas y aportaciones. Creo que el tipo de alumnos que soy (y que siempre he sido) no es precisamente el que les gusta.

Por lo pronto ya hoy cociné en la estufa. Poco a poco iré reorganizando mis comidas, mis antojos, mis paseos. El cambio de clima que ya se comienza a sentir, será benéfico, pues prefiero caminar en el fresco de la tarde.

Hoy es la primera tarde en que ni hay gente trabajando en reparaciones, ni tengo que andar corriendo, ni necesito salir a comprar algo. Y la estoy disfrutando!

Así va quedando mi casa