29 de julio: hora de despedirse

Sunday, July 29th, 2012

Aunque me he ido despidiendo de todos y a través de todos los medios; aunque tengo meses anunciando que me voy, sin que viera llegar el día, a merced de los caprichos de la burocracia. Pero hoy llegó el día de dejar Tijuana y en unas horas estaré volando rumbo a mi casa. Voy descansada, después de unas semanas de ajetreo y mucho trabajo físico, de infartarme con la mudanza y la agencia que se llevó mi carro. Desveladas y desmañanadas.

Pero también fueron semanas de mucho compartir: La familia Picazo Linares en pleno, mis comadres Margarita y Haydee (y el compadre Abundio, claro) y muchos de mis amigos: a los que pude ver y con quienes pude conversar “en vivo” (La Lore, Anna, Dulce, Gaby Santana, Freyca, Venecia, Judith, Ana Cristina, Teresa Garza, Teresa Martínez, Paul Arce, Diego, Norbiz, y mis más recientes amistades en Tijuana Innovadora) y aquellas y aquellos con quienes intercambié algunos post o mensajes de despedida (mis alumnos, mis Pandas, amigas que conocí en la Ibero y amigos en las redes). Y mi familia, con quienes estuve el último fin de semana en estas latitudes.

La verdad es que no siento tristeza al irme. Tal vez porque estoy acostumbrada a cambiar de residencia, desde muy joven, tal vez porque seguiré conversando con mis amigos y familiares a través de las redes o el cel, tal vez porque sé que volveré en un par de meses (aunque sea un fin de semana) y, finalmente, porque voy a mi casa, donde podré recibir a todos mis amigos cuando llegue la oportunidad. Y porque allá está lo que más quiero, y todos mis otros amigos.

Todavía ayer anduve de shopping en Las Américas, porque necesitaba una maleta ligera y suficientemente grande que me permitiera organizar el cúmulo de triques que llevo en mi equipaje. Aunque mejor organizada, voy cargada: dos maletas y un maletín, documentados; y mi backpack, el minibackpak con el telescopio de Pako, mi laptop y el casco de Pako, como equipaje de mano. Lo bueno es que pagué por muchos kilos de equipaje extra!

A las 6:30 P.M. estaré en León, a tiempo para descansar y dormir temprano de manera de iniciar la semana en buenas condiciones y llegar relajada a la entrevista que tengo el lunes. Pako estará en Guadalajara, lo que le permitirá recoger mi carro y llevarlo a León, sin necesidad de que el estrés se apodere de mí nuevamente. La casa seguramente está en orden, después de la restauración. Hay café y cafetera. No puedo pedir más.

Hora de irme al aeropuerto para evitar incomodidades y aglomeraciones.

Advertisements

2 comments on “29 de julio: hora de despedirse

  1. Elías Loyola Campos says:

    ¡Bienvenida a El Bajío, amiga!

    • Blanca Parra says:

      Gracias, Elías! Espero estar completamente instalada en una semana. Por lo pronto el desorden y todo lo que hay que hacer me tienen en la fatiga total!
      Saludos!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: