23 de julio: sacando cuentas

Monday, July 23rd, 2012

Por fin un rato de relax.
Parece que tengo ya todo empacado, excepto por lo que va sin caja (refri, microondas, hornito) y las cajas pequeñas de los electrodomésticos mini (arrocera, picadora, etc.). Tengo 30 cajas de diferentes tamaños y materiales, con libros, ropa y zapatos, cacerolas y lo que tiene que ver con películas y música (incluidos DVD’s y CD’s). Aparte los libreros, las mesitas y un par de bolsas.

En el proceso de empacar me deshice de unas seis o siete bolsas de ropa y zapatos y unas ocho bolsas grandes de basura, dos bolsas de cosas útiles para la cocina (pero que nadie quiso) y un surtido rico y abundante de especias, tés y otros insumos de mi cocina, amén de las cosas que fueron adoptadas por alguna amiga. Y lo que no sé es porqué tenía semejante acumulación de triques!

El desorden ha sido grande y en este momento ni idea tengo de en cuál de las cajas guardé los controles de los aparatos que acabo de poner en una nueva caja. El mismo desorden que ayudó a que alguien se pasara de vivo y se llevara, de mi casa, el Android que Pako me regaló antes de irse de Mexicali. Mis habilidades de Sherlock Holmes me permitieron reconstruir el caso. Y las habilidades de Google, detectar el aparato cuando tuvieron a bien prenderlo. Lo triste es perder la confianza en la gente.

Mi cuarto está prácticamente vacío, esperando a que mañana Abisag se lleve la tele, y Celeste el mueble que la soporta. Lo que resta es de la Lore. Y las dos vajillas que mis ex alumnos solicitaron. Por otro lado comencé a organizar el equipaje que me llevaré personalmente: mis dos maletas de siempre, el casco de Pako, el telescopio y el lente (en un mismo empaque) y un back pack de muy buen tamaño para todo lo que hay que resguardar. Y mi laptop. Ni siquiera llevaré bolsa de mano!

No tengo el boleto de avión comprado, aunque a más tardar este viernes la mudanza deberá haberse llevado todo, incluido mi carro. Me quedaré con mi equipaje, lista para salir en el primer vuelo en cuanto termine con mis pendientes. Me iré a mi casa que ahora sí es MI casa, a mi modo (y el de Pako, que eligió el color de la fachada). Nunca, en veinte años, se me había ocurrido hacer algo por embellecerla, hacerla más cómoda o lo que fuera, hasta ahora. Y lo estoy disfrutando. Lo mejor es que no me tocó (o muy poco) el polvo y los inconvenientes de las remodelaciones.

Sé que no voy a extrañar este departamento, o cualquiera otro de los espacios en los que habité aunque fuera por algunas horas cada día. Voy a extrañar a algunas personas, aunque sé que seguiremos en contacto de muchas maneras y que nos volveremos a encontrar en distintos foros y espacios. Pero definitivamente voy a extrañar los paseos por la playa, los tacos salseados, los del Tito’s, y las idas a San Diego, Buena Park y al monasterio de Deer Park. Ya sé que intentaré reproducir algunos de los sabores, pero seguramente ocurrirá como con los tlacoyos y tacos del D.F.: solamente saben buenos cuando uno se los come en una esquina, y de pié 🙂

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: