5 de julio: correr y correr

Thursday, July 5th, 2012

Dos semanas en las que han pasado muchas cosas. Mi mudanza sigue en proceso pero muchas cosas siguen sin definirse, especialmente el Infonavit, que no da color. Hoy me dijeron, en las oficinas regionales, que el problema es que los sistemas del Infonavit y los de las afores (todas) no “se hablan” bien. Algún error hay en la transferencia de datos que hace que el Infonavit no se dé por enterado de que tiene que pagar. Y entonces solamente queda esperar a que un experto ingeniero en sistemas venga a resolverles el problema. ¿Será?

Mientras he estado muy ocupada haciendo mil cosas aquí y en León. La semana anterior, del 24 al 27 de junio, tuvo lugar el ISTE 2012 en San Diego, y no perdí la oportunidad de asistir dos tardes. Viajar a San Diego tiene el inconveniente que hay que hacer por lo menos hora y media de fila para cruzar, con lo que el tiempo disponible para participar en los eventos se reduce considerablemente, y se roba la hora de la comida. De ahí que terminara extenuada (aparte las caminatas!) y necesitara permanecer en cama y con sobrealimentación todo el jueves.

El sábado muy temprano me fui a Mexicali para de ahí volar a León. Aprovechamos para dar de baja el Intrepid (el primer carro que Pako compró aquí) que estaba a mi nombre y que alguien se llevó sin más. También tramitamos la transferencia de un teléfono con internet ilimitado (plan que Telcel ya no vende) para que pase a ser de mi propiedad, y aproveché para platicar con los que están haciendo la mudanza de Pako para organizar la mía.

Guadalajara me recibió con un chubasco que me obligó a quedarme a dormir en el mismísimo hotel que está en el aeropuerto. Salí a León muy descansada y debidamente alimentada, y celebro haberlo hecho porque encontré que la cerradura d mi casa estaba trabada! Dos horas esperando a que el maestro de obras que está haciendo las reparaciones de la casa (y quien cerró la puerta) consiguiera un cerrajero y que yo pudiera entrar. Aproveché el rato para ponerme de acuerdo con Doña Silvia sobre los detalles que hay que terminar, tomando en cuenta que Pako llegará a León este fin de semana.

En cuanto me organicé, me fui a votar. Tere Hernández, mi amiga a la que hacía rato no veía, estuvo al pendiente de ubicar las casillas especiales. Me fui a la de la Central Camionera…que no habían instalado! Resultó que la única estaba en el Polifórum, y cuando llegué encontré una fila de unos 80 metros. Cinco horas de espera. Tere terminó por irse a platicar conmigo a la fila, mientras me tocaba votar. Terminamos con la merienda (comida para mí) en el Applebees. Estaba realmente cansada pero dormí mal.

El lunes, lo primero fue rentar un carro para poder hacer todos los recorridos previstos sin demasiados contratiempos. De ahí me fui a comprar el piso para la sala y de paso compré unos tacos al vapor para mi almuerzo. Apenas el tiempo para cambiarme antes de irme a la ibero para las entrevistas y la clase muestra, que iniciarían a la una de la tarde. Terminamos a las cuatro en punto! Y correr otra vez tratando de llegar a Santander para hacer un depósito (el pago para la asistencia al congreso en Cd. Obregón), pero no lo logré porque en León ese banco cierra a las cuatro (en Tijuana cierra a las cinco!).

Dado que iba rumbo al Tec de Monterrey, al otro lado de la ciudad, para la conversación con Noel (Wannasolution) decidí que lo mejor sería comer en Plaza Mayor…un McTrio 😦  Pero apenas así pude llegar puntalmente a la cita. Proyectos interesantes en los que seguramente me involucraré próximamente. Terminamos pasaditas de las ocho y apenas tuve tiempo de pasar por algo de pan y leche a El Globo. El maestro de obras llegó a la casa hacia las nueve, para ponernos de acuerdo sobre lo que había que hacer en esta semana.

El martes, después de recibir el piso y de entregar el carro, salí a Guadalajara para volar de regreso a Mexicali. Y ya ahí, cenar con Pako y sus compañeros y compartir el estrés de mi hijo en su última noche en Mexicali, después de tres años de estancia y con algunos pendientes por resolver. Quedó claro que para ir a Tijuana lo más sensato sería rentar un carro, después de que llevara a entregar la camioneta a las oficinas de la agencia de mudanzas. Llegamos al aeropuerto de TJ a las dos de la tarde, justo a tiempo para que Pako documentara su equipaje para viajar a Monterrey, desde donde mañana volará a León.

Yo llevé mi equipaje y algunos triques más a mi depa, recogí mi carro que se había quedado en el taller para revisión general, y luego fui a entregar el carro en el que viajamos desde Mexicali, a la Zona Río. Pude participar un rato de la manifestación en la glorieta de Cuauhtémoc. Pero no podía quedarme porque a las cinco en punto teníamos sesión del taller TICTAC2012, y llegué apenitas. Después, ya como a las 7:30, por fin me fui a comer. Creo que me quedé dormida en cuanto me subí a mi cama!

Hoy fue día de Infonavit. Por alguna razón me siento relajada, señal de que el Universo comienza a organizarse. Por eso pasé por el Mercado Hidalgo por la fruta y el queso que necesito para mis desayunos, sin prisas. Llegué a preparar comida (muchos días sin hacerlo). Mientras comía recibí un mensaje de la Ibero: me proponen dos cursos de 6 horas semanales cada uno. Mejor no podría ser. Luego, fui a las oficinas de Tijuana innovadora para una breve presentación de Prezi, aunque terminamos conversando sobre WolframAlpha y Pecha Kucha.

Y ahora si dormiré como Dios manda. Porque mañana me toca ir al ISSSTE, esperando que el trámite esté terminado y puedan entregarme mi cheque!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: