Archive for July, 2012

29 de julio: hora de despedirse

Sunday, July 29th, 2012

Aunque me he ido despidiendo de todos y a través de todos los medios; aunque tengo meses anunciando que me voy, sin que viera llegar el día, a merced de los caprichos de la burocracia. Pero hoy llegó el día de dejar Tijuana y en unas horas estaré volando rumbo a mi casa. Voy descansada, después de unas semanas de ajetreo y mucho trabajo físico, de infartarme con la mudanza y la agencia que se llevó mi carro. Desveladas y desmañanadas.

Pero también fueron semanas de mucho compartir: La familia Picazo Linares en pleno, mis comadres Margarita y Haydee (y el compadre Abundio, claro) y muchos de mis amigos: a los que pude ver y con quienes pude conversar “en vivo” (La Lore, Anna, Dulce, Gaby Santana, Freyca, Venecia, Judith, Ana Cristina, Teresa Garza, Teresa Martínez, Paul Arce, Diego, Norbiz, y mis más recientes amistades en Tijuana Innovadora) y aquellas y aquellos con quienes intercambié algunos post o mensajes de despedida (mis alumnos, mis Pandas, amigas que conocí en la Ibero y amigos en las redes). Y mi familia, con quienes estuve el último fin de semana en estas latitudes.

La verdad es que no siento tristeza al irme. Tal vez porque estoy acostumbrada a cambiar de residencia, desde muy joven, tal vez porque seguiré conversando con mis amigos y familiares a través de las redes o el cel, tal vez porque sé que volveré en un par de meses (aunque sea un fin de semana) y, finalmente, porque voy a mi casa, donde podré recibir a todos mis amigos cuando llegue la oportunidad. Y porque allá está lo que más quiero, y todos mis otros amigos.

Todavía ayer anduve de shopping en Las Américas, porque necesitaba una maleta ligera y suficientemente grande que me permitiera organizar el cúmulo de triques que llevo en mi equipaje. Aunque mejor organizada, voy cargada: dos maletas y un maletín, documentados; y mi backpack, el minibackpak con el telescopio de Pako, mi laptop y el casco de Pako, como equipaje de mano. Lo bueno es que pagué por muchos kilos de equipaje extra!

A las 6:30 P.M. estaré en León, a tiempo para descansar y dormir temprano de manera de iniciar la semana en buenas condiciones y llegar relajada a la entrevista que tengo el lunes. Pako estará en Guadalajara, lo que le permitirá recoger mi carro y llevarlo a León, sin necesidad de que el estrés se apodere de mí nuevamente. La casa seguramente está en orden, después de la restauración. Hay café y cafetera. No puedo pedir más.

Hora de irme al aeropuerto para evitar incomodidades y aglomeraciones.

23 de julio: sacando cuentas

Monday, July 23rd, 2012

Por fin un rato de relax.
Parece que tengo ya todo empacado, excepto por lo que va sin caja (refri, microondas, hornito) y las cajas pequeñas de los electrodomésticos mini (arrocera, picadora, etc.). Tengo 30 cajas de diferentes tamaños y materiales, con libros, ropa y zapatos, cacerolas y lo que tiene que ver con películas y música (incluidos DVD’s y CD’s). Aparte los libreros, las mesitas y un par de bolsas.

En el proceso de empacar me deshice de unas seis o siete bolsas de ropa y zapatos y unas ocho bolsas grandes de basura, dos bolsas de cosas útiles para la cocina (pero que nadie quiso) y un surtido rico y abundante de especias, tés y otros insumos de mi cocina, amén de las cosas que fueron adoptadas por alguna amiga. Y lo que no sé es porqué tenía semejante acumulación de triques!

El desorden ha sido grande y en este momento ni idea tengo de en cuál de las cajas guardé los controles de los aparatos que acabo de poner en una nueva caja. El mismo desorden que ayudó a que alguien se pasara de vivo y se llevara, de mi casa, el Android que Pako me regaló antes de irse de Mexicali. Mis habilidades de Sherlock Holmes me permitieron reconstruir el caso. Y las habilidades de Google, detectar el aparato cuando tuvieron a bien prenderlo. Lo triste es perder la confianza en la gente.

Mi cuarto está prácticamente vacío, esperando a que mañana Abisag se lleve la tele, y Celeste el mueble que la soporta. Lo que resta es de la Lore. Y las dos vajillas que mis ex alumnos solicitaron. Por otro lado comencé a organizar el equipaje que me llevaré personalmente: mis dos maletas de siempre, el casco de Pako, el telescopio y el lente (en un mismo empaque) y un back pack de muy buen tamaño para todo lo que hay que resguardar. Y mi laptop. Ni siquiera llevaré bolsa de mano!

No tengo el boleto de avión comprado, aunque a más tardar este viernes la mudanza deberá haberse llevado todo, incluido mi carro. Me quedaré con mi equipaje, lista para salir en el primer vuelo en cuanto termine con mis pendientes. Me iré a mi casa que ahora sí es MI casa, a mi modo (y el de Pako, que eligió el color de la fachada). Nunca, en veinte años, se me había ocurrido hacer algo por embellecerla, hacerla más cómoda o lo que fuera, hasta ahora. Y lo estoy disfrutando. Lo mejor es que no me tocó (o muy poco) el polvo y los inconvenientes de las remodelaciones.

Sé que no voy a extrañar este departamento, o cualquiera otro de los espacios en los que habité aunque fuera por algunas horas cada día. Voy a extrañar a algunas personas, aunque sé que seguiremos en contacto de muchas maneras y que nos volveremos a encontrar en distintos foros y espacios. Pero definitivamente voy a extrañar los paseos por la playa, los tacos salseados, los del Tito’s, y las idas a San Diego, Buena Park y al monasterio de Deer Park. Ya sé que intentaré reproducir algunos de los sabores, pero seguramente ocurrirá como con los tlacoyos y tacos del D.F.: solamente saben buenos cuando uno se los come en una esquina, y de pié 🙂

13 y 14 de julio: en San Diego

Sunday, July 15th, 2012

Dos días de los cuales uno y medio los pasé en el Comic Con. Ayer (14 de julio) acompañada de la familia Picazo Linares, quienes muy amablemente me recogieron en mi casa y me depositaron en ella, al regreso. El paseo con Paty y Alejandro, compartiendo las experiencias y las comidas, fue excelente. Pero la reunión en el Cremolose, para degustar los riquísimos postres (la pizza también es buenísima) con la familia completa,  incluida Stephany Marlene, la novia de Rodrigo, fue interesantísima.  Ver cómo han crecido y madurado los tres hijos, especialmente Santiago, la pasión con la que desarrollan lo que hacen y el apoyo que se dan entre todos y se reconocen de viva voz, no tiene precio. Los tres han sido mis alumnos, a Mariana y Santiago los conocí desde mis cursos en la prepa. Tres ingenieros muy valiosos también como personas.

El recuento de la experiencia en el Comic Con está en el blog de otra amiga: Teresa Garza, quien es una activa periodista y bloguera, radicando en L.A. Le agradezco enormemente la confianza y la difusión de mis notas en Checa LA movie.

Los links a las fotos:

Fotos de 13 de julio
Fotos del 14 de julio

7 de julio: un excelente día

Saturday, July 7th, 2012

Comenzó con una caminata por la playa y terminó con los últimos rayos de sol, en el Malecón de Playas de Tijuana.  De las cosas que extrañaré.

Después, aunque hubo que hacer un poquito de trabajo doméstico, fue un día de estar en comunidad: en la marcha en protesta por una elecciones más que manoseadas, donde encontré a mis alumnos, y en el 9o. Festival  Opera en la Calle.

Me cansé, por supuesto. Pero valió la pena.

5 de julio: correr y correr

Thursday, July 5th, 2012

Dos semanas en las que han pasado muchas cosas. Mi mudanza sigue en proceso pero muchas cosas siguen sin definirse, especialmente el Infonavit, que no da color. Hoy me dijeron, en las oficinas regionales, que el problema es que los sistemas del Infonavit y los de las afores (todas) no “se hablan” bien. Algún error hay en la transferencia de datos que hace que el Infonavit no se dé por enterado de que tiene que pagar. Y entonces solamente queda esperar a que un experto ingeniero en sistemas venga a resolverles el problema. ¿Será?

Mientras he estado muy ocupada haciendo mil cosas aquí y en León. La semana anterior, del 24 al 27 de junio, tuvo lugar el ISTE 2012 en San Diego, y no perdí la oportunidad de asistir dos tardes. Viajar a San Diego tiene el inconveniente que hay que hacer por lo menos hora y media de fila para cruzar, con lo que el tiempo disponible para participar en los eventos se reduce considerablemente, y se roba la hora de la comida. De ahí que terminara extenuada (aparte las caminatas!) y necesitara permanecer en cama y con sobrealimentación todo el jueves.

El sábado muy temprano me fui a Mexicali para de ahí volar a León. Aprovechamos para dar de baja el Intrepid (el primer carro que Pako compró aquí) que estaba a mi nombre y que alguien se llevó sin más. También tramitamos la transferencia de un teléfono con internet ilimitado (plan que Telcel ya no vende) para que pase a ser de mi propiedad, y aproveché para platicar con los que están haciendo la mudanza de Pako para organizar la mía.

Guadalajara me recibió con un chubasco que me obligó a quedarme a dormir en el mismísimo hotel que está en el aeropuerto. Salí a León muy descansada y debidamente alimentada, y celebro haberlo hecho porque encontré que la cerradura d mi casa estaba trabada! Dos horas esperando a que el maestro de obras que está haciendo las reparaciones de la casa (y quien cerró la puerta) consiguiera un cerrajero y que yo pudiera entrar. Aproveché el rato para ponerme de acuerdo con Doña Silvia sobre los detalles que hay que terminar, tomando en cuenta que Pako llegará a León este fin de semana.

En cuanto me organicé, me fui a votar. Tere Hernández, mi amiga a la que hacía rato no veía, estuvo al pendiente de ubicar las casillas especiales. Me fui a la de la Central Camionera…que no habían instalado! Resultó que la única estaba en el Polifórum, y cuando llegué encontré una fila de unos 80 metros. Cinco horas de espera. Tere terminó por irse a platicar conmigo a la fila, mientras me tocaba votar. Terminamos con la merienda (comida para mí) en el Applebees. Estaba realmente cansada pero dormí mal.

El lunes, lo primero fue rentar un carro para poder hacer todos los recorridos previstos sin demasiados contratiempos. De ahí me fui a comprar el piso para la sala y de paso compré unos tacos al vapor para mi almuerzo. Apenas el tiempo para cambiarme antes de irme a la ibero para las entrevistas y la clase muestra, que iniciarían a la una de la tarde. Terminamos a las cuatro en punto! Y correr otra vez tratando de llegar a Santander para hacer un depósito (el pago para la asistencia al congreso en Cd. Obregón), pero no lo logré porque en León ese banco cierra a las cuatro (en Tijuana cierra a las cinco!).

Dado que iba rumbo al Tec de Monterrey, al otro lado de la ciudad, para la conversación con Noel (Wannasolution) decidí que lo mejor sería comer en Plaza Mayor…un McTrio 😦  Pero apenas así pude llegar puntalmente a la cita. Proyectos interesantes en los que seguramente me involucraré próximamente. Terminamos pasaditas de las ocho y apenas tuve tiempo de pasar por algo de pan y leche a El Globo. El maestro de obras llegó a la casa hacia las nueve, para ponernos de acuerdo sobre lo que había que hacer en esta semana.

El martes, después de recibir el piso y de entregar el carro, salí a Guadalajara para volar de regreso a Mexicali. Y ya ahí, cenar con Pako y sus compañeros y compartir el estrés de mi hijo en su última noche en Mexicali, después de tres años de estancia y con algunos pendientes por resolver. Quedó claro que para ir a Tijuana lo más sensato sería rentar un carro, después de que llevara a entregar la camioneta a las oficinas de la agencia de mudanzas. Llegamos al aeropuerto de TJ a las dos de la tarde, justo a tiempo para que Pako documentara su equipaje para viajar a Monterrey, desde donde mañana volará a León.

Yo llevé mi equipaje y algunos triques más a mi depa, recogí mi carro que se había quedado en el taller para revisión general, y luego fui a entregar el carro en el que viajamos desde Mexicali, a la Zona Río. Pude participar un rato de la manifestación en la glorieta de Cuauhtémoc. Pero no podía quedarme porque a las cinco en punto teníamos sesión del taller TICTAC2012, y llegué apenitas. Después, ya como a las 7:30, por fin me fui a comer. Creo que me quedé dormida en cuanto me subí a mi cama!

Hoy fue día de Infonavit. Por alguna razón me siento relajada, señal de que el Universo comienza a organizarse. Por eso pasé por el Mercado Hidalgo por la fruta y el queso que necesito para mis desayunos, sin prisas. Llegué a preparar comida (muchos días sin hacerlo). Mientras comía recibí un mensaje de la Ibero: me proponen dos cursos de 6 horas semanales cada uno. Mejor no podría ser. Luego, fui a las oficinas de Tijuana innovadora para una breve presentación de Prezi, aunque terminamos conversando sobre WolframAlpha y Pecha Kucha.

Y ahora si dormiré como Dios manda. Porque mañana me toca ir al ISSSTE, esperando que el trámite esté terminado y puedan entregarme mi cheque!