12 de febrero: en estado de sonambulismo

Sunday, February 12th, 2012

Por andarme desvelando. Lo malo de las desveladas es que me cuesta mucho recuperarme. He deambulado haciendo algunas cosas pero sin un gramo de concentración. Mi curso de Virtual Learning está muy bien, gracias; no le he hecho absolutamente nada. Y seguramente así terminará, por lo menos en el período en que se encuentra oficialmente abierto.

El viernes fui al CBTIS para preguntarles cuándo iría su tramitador al D.F., para saber cuándo tendría en mis manos la hoja de servicios. Irá el miércoles y jueves y ya con seguridad será hasta el siguiente lunes que yo pueda recoger el documento. Platiqué con Pako de todo el trámite para que vayamos viendo los pasos que siguen. Entre lo que me dijo ese día y lo que me dijo hoy, es probable que el trámite vaya yo a hacerlo a Mexicali, donde se encuentra la delegación del ISSSTE y desde donde él y yo podríamos establecer un contacto con su amigo abogado, sin estar triangulando información. Doble regalo para mí. Claro, hay que esperar a que Pako regrese de Europa, en un par de semanas si Dios quiere y las huelgas de Iberia no lo ayudan a retrasarse.

Me queda el pendiente de recoger la hoja del CINVESTAV, aunque ya Luisa Luna me ofreció recogerla. Buscaba yo alguien a quien se le pudieran pagan honorarios y viáticos, pero parece que nadie necesita semejantes cosas. Con todo, espero que mi en cumpleaños reciba de regalo el dictamen del IMSS (y los pagos de enero y febrero, por favor) y la certeza de tener las hojas para el siguiente lunes. Mientras, me iré con mi madre a festejar a Esenada (si todo va como planeado).

Por la tarde del viernes me fui a la casa de Paty Linares. Habíamos quedado de tomar té y de ir a ver el atardecer (su casa está a una cuadra del Malecón). Yo llevé madeleines. Y sí tomamos té y platicamos, pero con lo nublado y el frío que se comenzó a sentir desde el medio día ya no salimos a la playa. A cambio, cuando llegó su marido, nos fuimos al Hospital Ángeles a ver al padre Agustín, recluido ahí desde el lunes por la noche. Muy delgado, con necesidad de oxígeno y de alimentación obligada. El carácter sigue intacto, eso sí, aunque acepta que solamente podrá llevar a cabo las acciones que su médico y su superior le permitan. Dudo mucho que regrese a sus rutinas en la universidad.

Quiere su lap top y quiere ir a revisar sus libros para ver cuáles se lleva a su casa; con la lap top no hay mucho problema porque es simplemente quitarle el candado  y seguramente el lunes la Morra se hará cargo. Para lo de sus libros sugerí que le grabaran un video de su oficina y sus estantes para que pueda seleccionar sin prisas. Veremos qué resulta.

De regreso a Playas me quedé un rato en casa de los Picazo Linares conversando y disfrutando de una copa de vino. Llegué a mi casa cerca de las 12 de la noche!

Ayer siguió haciendo frío y muy nublado, y no salí durante toda la mañana. La Morra, que había anunciado que se iba a Ensenada con su familia, me llamó para preguntarme si podía ayudarle a planear una actividad y si comíamos aquí en mi casa. Yo preparé un arroz apaellado y ella trajo pescado para empanizar. Comimos, platicamos y trabajamos. Terminamos como a las 6 y, en recompensa, me invitó al cine… a ver una película que ella quería ver. “La chica con el dragón tatuado” o algo así. Mucha violencia y una historia más o menos. Y un chiquito como de tres años a quien sus papás llevaron al cine, lo sentaron atrás de mí y que estaba (y con toda razón) impactado por las escenas, las que entendía y las que no. Se pasan de estúpidos esos señores.

Al salir del cine la niña quiso llegar a Sears a comprar un labial (iban a dar las 10 de la noche). Cuando salimos eran las 10:25, de manera que llegué a mi casa casi a las 11 pero sin poder dormir con tantas imágenes perturbadoras en mi cabecita. Eso y que Pako estaba saliendo rumbo al D.F. para conectar con el vuelo de Iberia a Madrid. El asunto es que casi no dormí.

Hoy solamente salí para ir a misa, apoyar en lo que se pueda y saber cómo sigue Agustín. He tratado de dormir sin conseguirlo. Comí y me sentí mejor pero creo que en una media hora me iré a dormir en serio.

Mi hijo estará llegando a Madrid en unas cuatro horas, si Dios quiere. Y ahí toma su vuelo a Finlandia. El Polo Norte en pleno. Nomás espero que no sea tan testarudo (aunque sea hijo mío) y que haya llevado ropa adecuada para evitar una enfermedad.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: