11 de diciembre: de amigas y antojos

Sunday, December 11th, 2011

Lo bueno de tener amigas y amigos, verdaderos afectos, es que uno no necesita de otra gente. Fácilmente nos ponemos de acuerdo ya sea para trabajar o para divertirnos, y nadie cuestiona los motivos del otro ni frunce las cejas o hace muecas por las creencias, afiliaciones o lo que sea de los demás. Ayer trabajamos muy a gusto Daniel, Ana y yo, virtualmente, sobre el Encuentro Tijuana; avanzamos y nos reímos mucho. Hoy, con el antiguo Club de Tejido nos reunimos en un restaurante cerca de Rosarito, viendo al mar y conversando y riéndonos  mientras desayunábamos. Magui Saucedo me llevó y me trajo y aprovechamos para conversar de cosas más serias, sin perder el buen humor. Por esos momentos doy gracias.

El día estaba soleado hasta ese momento, pero hacia las 12 mediodía comenzó a nublarse y a enfriar. Sin ganas de quedarme encerrada me fui al Walmart cerca del Hipódromo. Y estuvo muy bien que haya ido. Encontré ahí todo lo que me hacía falta y no había encontrado en la Comer, con la ventaja del estacionamiento seguro y cubierto y las escaleras eléctricas. Mi espalda lo agradeció enormemente.

Y ya en casa me puse a cocinar para comer, a hacer los tamales de elote que le prometí al padre Agustín  y a preparar un atole de guayaba que quedó bastante bueno. Y acabo de merendar. La cocina me relaja mucho, aunque en estos días no he tenido problema alguno para conciliar el sueño. No tengo más pendientes que los que tengo que terminar en esta semana y ninguna razón para andar corriendo.

Comienzo a planear mi fin de año. Está decidido que me iré al Monasterio de Deer Park, en Escondido, a pasar los últimos días del 2011; son cuatro días de meditación entre gente amable, tranquila y con ganas de ayudar a que uno entre en ese estado de tranquilidad. Es lo más saludable que puedo hacer. Ningún deseo de estresarme haciendo lo que no me toca o no me interesa, o irrumpiendo en celebraciones solamente para cumplir. Y cada quien que haga lo que más le plazca.

Una cosa que me sorprende siempre es la confusión que la gente tiene sobre lo que es religión y lo que es cultura. Mañana es la celebración de la Virgen de Guadalupe y más que una fiesta religiosa, que sí es, se trata de algo que está arraigado en la cultura del pueblo mexicano. Lo mismo con la Navidad y las celebraciones de la época: “sí celebramos pero no tiene que ver con el nacimiento de Jesús”; nomás que, para comenzar, la cuenta de los años en nuestra cultura comienza precisamente con ese hecho (un poquito desfasado)! Y toda la cultura occidental está impregnada por el cristianismo de una u otra manera. En fin, a mí no me toca ilustrar a nadie al respecto (ni en otros aspectos).

Mañana también es el aniversario de mi padre: cumpliría 99 años. Y sí lo extraño de muchas maneras, y estoy segura que él lo sabe. No es necesario una fecha especial para recordarlo porque está presente en cada uno de mis actos y en cada uno de mis pensamientos. Mi prima Licho me dijo un día, hará unos 15 o 20 años: “mientras más vieja más te pareces al Profe”. Quisiera! Por lo pronto espero no haberle fallado mucho.

Y ahora, habiendo tomado importantes decisiones, me voy a dormir!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: