3 de diciembre: taquitos de asada?

Saturday, December 3rd, 2011

Acabo de ver el segmento de la entrevista a Feynman en el que se refiere al álgebra y su enseñanza y a las estupideces que los profes hacen que los alumnos aprendan, desprovistas de significado y utilidad. Los calificativos y el énfasis los pone él y yo no podría estar más de acuerdo. De hecho hace unos días escribí el primer borrador de un artículo que planeamos Luis Miguel Iglesias y yo sobre el mismo tema tomando como punto de partida la carta de Galois, Sobre la Enseñanza de las Ciencias, que envió a la Gazette des Écoles en 1831 para denunciar la pésima calidad de la enseñanza de las matemáticas y las ciencias en los bachilleratos de su época y los vicios del sistema educativo. Los mismos que los actuales.

Pero durante las dos semanas anteriores trabajé unas cuantas horas con tres alumnos distintos (de manera individual y en momentos distintos) sobre cuestiones algebraicas y de trigonometría. Estaban prácticamente reprobados en sus cursos respectivos. Y sin embargo, ninguno de estos alumnos requirió de más de cuatro horas para comprender cada aspecto de lo que tendría que haber aprendido durante el semestre, para relacionarlo con lo que ha aprendido en otros contextos, desarrollar un número razonable de ejercicios para verificar su comprensión y tener un resultado satisfactorio en su examen final sin necesidad de aprender formularios o procedimientos absurdos sino simplemente comprendiendo los conceptos básicos. Y de paso aprendieron a utilizar GeoGebra y WolframAlpha, por ejemplo.

Y por otro lado miro alumnos satisfechos por una calificación aprobatoria, y hasta puede ser que alta, que no tienen la mínima idea de qué saben y para qué sirve o dónde o cómo se aplica, como se evidenció en un ejercicio simple aplicado a los alumnos de Introducción a la universidad. Grave lo que estamos haciendo.

Todo esto me trajo otras reflexiones. Hace un año, a los alumnos de Proyectos (Ingeniería) les hice una presentación sobre los elementos que están agrupados en las capacidades/habilidades de trabajar en equipo y de comunicación, con referencia al Marco Conceptual del SUJ que en ese momento revisábamos en el grupo de Homólogos.

La presentación fue una promesa que le hice a Bernardo Belloso, uno de los alumnos de ese grupo que en algún momento fue mi alumno y con quien conversaba muy agradablemente en su época de solamente músico/estudiante brillante (ahora se desempeña también como un brillante ingeniero y solamente nos “vemos” en Facebook). Habíamos tenido un intercambio de unos 80 posts en FB sobre lo del trabajo en equipo y acabé haciendo la promesa de asistir a su clase.

Después de la presentación hubo una sesión de preguntas y respuestas en la que hice una analogía entre el servicio que se ofrece en un curso a los alumnos y el que se les ofrece en un restaurante. Por las características de lo que el SUJ dicta en su Marco Conceptual y su Marco Pedagógico, el equivalente de un curso en la universidad debería corresponder a un filete de buena calidad, bien cocinado y mejor servido. Pero, dije, a pesar de pagar por este filete muchos alumnos llegan pidiendo que les den unos taquitos de asada, con la carne escasa pero ya partidita para no batallar y sin necesidad de formalidades de mesa. Y que seguramente encontrarían quien les diera los taquitos pedidos para sacar una buena propina (evaluación); encontrarían también quien les daría taquitos de algo que tal vez no sería siquiera carne asada y, quienes les dirían que lo que venden es filete con las características descritas en el menú y no menos.

El problema, dije también, es cuando a pesar de pagar por un filete les dan (sin que lo pidan) algo de menor calidad y no protestan. Sí, hay un compromiso del restaurante de verificar la calidad del servicio en cada etapa, pero también debería haber un reclamo y una exigencia del cliente para recibir exactamente aquello por lo que pagó. Y estoy segura de que cuando les importa sí hacen el reclamo correspondiente y obtienen el servicio correcto. El asunto es que cuando hayan terminado su dieta de filetes se les pedirán esfuerzos que los suponen bien alimentados. Y no podrán regresar a pedir lo que no se les proporcionó, cualquiera que haya sido la causa.

Al terminar este semestre y a un año de ese evento me pregunto si seguimos ofreciendo y sirviendo lo mismo o si los convencimos de que coman taquitos de lo que sea.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: