3 de diciembre: el año de Hidalgo

Saturday, December 3rd, 2011

Lo malo de tener la cabeza liberada de elaborar tablitas en Excel que no requieren de inteligencia pero si de paciencia y tiempo, es que uno comienza a atar cabos y a desenredar madejas. En un día claro se ve hasta siempre, es el título de una película con Barbra Streisand en la que se aborda la capacidad de buscar en las vidas pasadas y futuras de uno mismo. Creo que con respecto a mi pasado estoy más que tranquila y satisfecha como para andar buscando, y con respecto a mi futuro (y sin recurrir a la cita tan socorrida de mi paisano) creo que prefiero ir paso a paso. En cada paso está la felicidad, aprendí en el Monasterio Zen de Deer Park (Escondido, CA) y así quiero ir construyendo. Que de hecho así es como he construido mi vida, sin ideas preconcebidas ni metas de estatus, poder o riqueza. Simplemente decidiendo cuál de los más de cuatro caminos que encuentro debo seguir. Mi instinto me ha llevado por buenas rutas y mi Ángel de la Guarda (que es enorme) me ha cuidado y protegido en más de una ocasión.

Pero de lo que voy descubriendo respecto a lo que pasa alrededor mío si puedo ir haciendo conjeturas sobre lo que ocurrirá en el corto plazo, por lo menos. Claro que a hacer lecturas correctas contribuye la formación matemática: descubrir patrones para predecir con más o menos seguridad el comportamiento de un fenómeno o situación. Felisa y Gina dicen que soy bruja, y hasta Gilda estuvo de acuerdo cuando la debacle en campus León; Adriana (Canela) dice que soy, además, adivina y profeta. Lo cierto es que hay situaciones más que previsibles. Lo malo es cuando afecta a gente que aprecio.

Quedan pocos días para que termine este año y los signos no son buenos ni a gran escala ni en lo más local. Es el año de Hidalgo (y chingue a su madre el que deje algo, por si no conocían la cita completa), como se conoce a nivel nacional al último año del sexenio presidencial. Cada uno busca su propio beneficio y que se jodan los demás. Saben que al cambiar la administración serán dados de baja de la nómina y en muchos de los casos no serán reciclados, sobre todo si el cambio de gobierno implica cambio de bando oficial (en el fondo todos son lo mismo). ¿Eso nomás pasa a nivel de los gobiernos federal, estatal, etc.? Todo apunta a que es algo que permea a todas las instancias y dependencias de cualquier tipo, color, afiliación, giro, etc. Por eso el tango Cambalache es tan actual. Y si, es una porquería. No hay el mínimo asomo de ética, de ver por los demás (¿ser para los demás?), de conciencia, de honestidad.

Las caras de los que ostentan el poder (cualquier clase de poder) se van tornando como las del retrato del Retrato de Dorian Grey. Sus pecados aparecen en sus caras, a falta de haber hecho explícito su pacto con el Diablo. El gesto, el ánimo, el andar, su desempeño (suponiendo que alguna vez fue bueno) denotan lo podrido de su alma. Si escucharan lo que el resto dice de ellos seguramente no les importaría, ocupados como están en acumular, joder al prójimo, pisar encima de los otros, y sentir que ESO es ser poderoso. Ni siquiera puede ya decirse que son émulos del emperador con su traje nuevo porque el error de este personaje es que se ha rodeado de una runfla de cortesanos sinvergüenzas que no le dejan ver la realidad. En nuestro mundo no podríamos hablar de desconocimiento de la naturaleza de los secuaces.

Cuán diferente del caso del Califa de Bagdad (Harún Al-Rashid), quien fue inmortalizado en las historias de Las Mil y Una Noches por la grandeza y sabiduría con la que gobernó su país. De noche salía disfrazado de su palacio para conocer la realidad de la vida en su ciudad y su país a través de las conversaciones con la gente del pueblo. Nada de rodearse de lambiscones e ignorantes. Por eso su nombre perdura. Hasta Neil Gaiman lo introduce en sus historias de The Sandman. Y de su apoyo al conocimiento y florecimiento  de las matemáticas, las ciencias y las artes dan cuenta los historiadores. Pero de ciencia de verdad, de matemáticas en serio y de arte esplendoroso.

¿Cómo pasarán a la historia los que detentan el poder (de cualquier manera) en estos tiempos? ¿Les alcanzará para algo más que la nota en el periódico el día de su despedida? Y su despedida, ¿será como la de los hombres y mujeres que han hecho aunque sea un poquito de bien entre sus semejantes?, o ¿será de alguna manera equivalente a la de Mubarak, Gaddafi y todos los tiranos? Porque que ni esperen que los medios les dediquen el espacio correspondiente (a su escala pues).

Hay un tiempo para sembrar y un tiempo para cosechar. Se me hace que, como a la cigarra, el tiempo de la siembra ya se les terminó.

Ya ven, por eso me ponen a hacer tablas de Excel.

Advertisements

One comment on “3 de diciembre: el año de Hidalgo

  1. Blanca Parra says:

    Y la debacle se dio. Y los que reemplazaron a la camarilla en el poder, mostrando pieles de cordero, resultaron ser otros lobos. El desmantelamiento, el ejercicio del poder para oprimir (por encima de los intereses que debieran ser comunes y que se pregonan en los textos oficiales) y para anular las voces de los que tienen capacidad para opinar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: