11 de septiembre: de todo como en botica

Sunday, September 11th, 2011

Dormí bien y me desperté como a las siete de la mañana, con la novedad de que los pronósticos del clima fallaron y volvió a salir el sol y a hacer calorcito, no tanto como hace unos tres días pero suficiente como para volver a las playeras y dejar las medias. En la tele (CBS, que es el único canal que agarra mi antena) se transmitía la conmemoración del desplome de las Torres Gemelas, desde Nueva York, con la recitación de la lista de sus montones de muertos. Triste.

Preparé todo para irme a la lavandería y estar ahí a las nueve en punto. Para las 10:30 ya estaba de regreso en casa, desayunando una sincronizada antes de irme a misa a la universidad. Dejé todo sobre la cama, encima del montón de cosas que de por si ya había dejado antes de salir.

Algo pasó en el camino de regreso, y mientras hacía pequeñas pero necesarias compras en la Comer, aunque en realidad es algo que siempre está ahí pero que el día de hoy simplemente llegó a su máximo. Nada qué hacer excepto dejarlo salir. Comencé por meterme al Facebook a ver mis mensajes. Y sí, alguna cosa había que contesté pero mi ánimo no estaba en buen estado.

Música? Sí, pero no fue suficiente. Una copa de pisco (tan fuerte como tequila), dos, tres, pero tampoco fue suficiente. Brel canta ahora La chanson des vieux amants:

“Mais mon amour
Mon doux mon tendre mon merveilleux amour
De l’aube claire jusqu’à la fin du jour
Je t’aime encore tu sais je t’aime”

Pero no importa cuál canción fuera ni quién la cantara, para comenzar a desahogarme bastaba con que volara una mosca…y voló. La cuestión es que nunca había tomado tres copas de nada, y lo que me provocó fue una sensación de pesadez y un poco de torpeza, pero el pensamiento estaba completo (digo yo) y me permitía analizar mi propio estado, saber lo que tenía pendiente por hacer, etc. Sin embargo después de la moqueadera me acosté a dormitar un rato encima del tiradero que tenía en la cama! Mi mamá me llamó para saludar y preguntarme cómo estaba. Cuando colgué el teléfono me levanté, comí pan con queso y me tomé un café.

Resultó una tarde interesante con dos nuevos amigos (Facebook), conversando sobre el desastre que son los libros de texto gratuitos, la enseñanza de las ciencias y la situación de la educación en general. Algo bueno va saliendo de todo eso.

En una pausa ya hice el humus para la reunión de mañana, ya recogí y guardé mi tiradero/tendedero, ya organicé la cocina y tengo la basura en orden para sacarla mañana muy temprano. Ya pasó el efecto del pisco. Queda la sombra que me acompaña siempre.

Y será hora de que me organice para dormir si me quiero levantar mañana a buena hora: tenemos mucho trabajo y hay que comenzar muy temprano!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: