23 de agosto: no recibimos lo que pedimos sino lo que necesitamos.

Tuesday, August 23rd, 2011

Una jornada larga pero muy productiva. Martes y jueves son días de mucha actividad porque tengo clases de 9 a 11 y de 11 a 13 horas, con 20 minutos de receso entre ambas. Pero el día de trabajo inició a las 8 A.M. preparando lo necesario para las clases, mandar mensajes, organizar los aspectos administrativos de los talleres de esta semana, etc. Terminé a las 7 P.M.  después de estar más que absorta en el trabajo. ¡Apenas un cafecito compartido al terminar el día!

Y prácticamente se me acaba la semana!  Mañana tenemos reunión de trabajo entre Dulce, Judith y yo, seguida de la asistencia (obligatoria) a la Lectio Brevis de este semestre de la que debo tomar nota porque asigné tareas sobre eso a mis dos grupos de alumnos. Y por la tarde, de 4 a 6 P.M.  voy a atender a los alumnos de Claudia (Ingeniería) para “explicarles” qué significa un problema/proyecto y cómo generarlo. En realidad creo que lo que alcanzaré a hacer (y no lo lograré con todos) es ayudarlos a darse cuenta de que el mundo está fuera del salón de clases y que las respuestas a los problemas reales, que primero deben formularse, no están en los libros de texto que algunos de los profes que han tenido tan empeñosamente han seguido al pie de la letra y haciendo énfasis en el formulario más que en la comprensión.  100 minutos de clase no dan para más. Y la maestra tendrá que hacerse cargo de lo que sigue. Pero también tengo el taller de Introducción a Moodle, de 4 a 8 P.M., del que Dulce se hará cargo en la primera parte.

Eso nos deja el jueves, que tiene más o menos la misma dinámica que el martes, con un par de horas por la tarde para comenzar a trabajar en los pendientes que nos encargó el Voss. Y lo que podamos aprovechar del viernes. Técnicamente mi semana ya se acabó. ¡Qué bueno que no tenemos clases en Ingeniería y fuera de horario!

Porque además estoy disfrutando de este trabajo en física y matemáticas, de a deveras, con las chicas algerianas y lo que va saliendo de los contactos con otras personas. Como los amigos que hice ayer en Borders, en el pasillo de libros de “Sciences”, con los que tan animadamente discutimos sobre Waiting for Superman y las dificultades que estaba enfrentando con matemáticas uno de ellos al prepararse para presentar exámenes y volver a la escuela, después de 30 años, para estudiar enfermería en serio.

Bien decía el padre Agustín el domingo: no recibimos lo que pedimos sino lo que necesitamos. Y yo necesitaba este reencuentro con gente (y algunos muy jóvenes) interesada genuinamente en el conocimiento de las matemáticas puras y la teoría de la física. Es como una bocanada de aire fresco.

El trabajo con los jóvenes de Comunicación, integrando las redes sociales por necesidad, está resultando muy interesante y gratificante, mientras que el grupo de Introducción a la Universidad es un reto por el tamaño y la diversidad de intereses y aptitudes pero es igualmente gratificante.

Un momento de escalofrío llegó cuando, al cruzar la puerta del pasillo para ir hacia el estacionamiento, en mi cabeza comenzó a escucharse Paraules d’amor. Literalmente fremir al “encontrar” a un ángel que me esperaba ahí. Dios te bendiga. Je t’aime.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: