23 de julio: relax mode on

Saturday, July 23rd, 2011

¡Mis pies ya no me duelen! Y ahora sé que también me dolían los tobillos y las piernas pero esos dolores estaban “velados” por las molestias en los pies. En fin, ya tuve suficiente descanso y relajamiento. Hasta medio limpié mi espacio, organicé la ropa e hice de comer en serio, y tengo ya en maceración los limones para la jalea que terminaré mañana.

Sin embargo el día lo pasé en relajamiento, escuchando a los clásicos. Comencé con Bach, en el desayuno, y estoy cenando con Vivaldi y su concierto para dos mandolinas. A media mañana, cuando escuchaba algunos fragmentos de las obras de Verdi, tuve el mal presentimiento de que alguien había muerto. ¡Ni digo quién! Además de que sería muy difícil que me cerciorara. Pero espero que sea solamente eso, un mal presagio y ya.

Conversé de manera asíncrona  con mi amigo Rafael Parejo Herrera, quien vive en España. Escribe unos muy agradables comentarios y se interesa por lo que hacemos de este lado del Atlántico. Sería difícil explicar la “organización” educativa que tenemos, con la enorme variedad de programas de bachilleratos y de universidades (entre las patito, las que son serias y las que se supone que son serias pero funcionan como las patito) tanto públicas como privadas. Pero si escuchara o leyera las declaraciones de la seño  Gordillo (lo siento, me rehúso a decirle maestra) o del inefable Secretario de Educación Pública, seguramente entendería menos cómo pretendemos educar a los jóvenes.

La perla del día, a ese respecto, la aportó Nikito Nipongo, en Facebook: una doñita que es nada más y nada menos que la “Presidenta de la Comisión de Cultura de la Asamblea del Distrito Federal”, tuvo a bien  emitir un Exhorto plagado de faltas de ortografía  y disparates. Y no es la única ocasión en que sus despropósitos y manifestaciones de ignorancia absoluta se hacen del dominio público. ¿Cómo estaría la terna en la que resultó electa para ese puesto?

Como parte de mi terapia de relajamiento hasta siesta tuve. Y después de comer y conversar un rato con otros amigos decidí ir a tramitar mi permiso de internación para poder irme el lunes tempranito a almorzar con mi mamá y mi sobrina Mónica, y llevar los encargos. Se me fueron un par de horas entre la ida, el trámite y el regreso. Al llegar a Playas pude contemplar el hermosísimo atardecer con un sol brillante y ni una nube.

La Morra ya regresó de sus vacaciones en San Felipe (a donde me quería llevar) y, según dice, viene llena de moretones y lastimaduras, incluidos los ojos, a consecuencia de una caída tremenda. ¡Pero dice que está muy relajada! El pobre Voss se va a infartar cuando la vea. Lo bueno es que le queda una semana para recuperarse.

Mañana no habrá misa en la universidad, me acaba de decir Paty, así que temprano iré a caminar sin prisas por la playa, desayunaré algo rico y regresaré al depa a descongelar el refrigerador y limpiarlo, dejar todo en orden y terminar la jalea de limón que pretendo llevarle a mi tía Lolita (hecha con los limones de su árbol). También necesito llenar el tanque de gasolina. Pero por ahora, hay que poner todo en OFF.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: