10 de julio: the morning after

Sunday, July 10th, 2011

A las 10 de la mañana de ayer salí a buscar las llantas para mi carro, el horno de microondas que necesitaba, lo que compartiremos en los festejos a los que hemos sido convocados lunes, martes y viernes de la próxima semana, y lo que mi despensa requiere urgentemente. Regresé a la una de la mañana de hoy!

Lo de las llantas se resolvió aquí mismo en Playas, en la llantera de Firestone que me dio muy buen precio por la venta, instalación, alineación y balanceo de las cuatro llantas. Desde el año pasado, cuando Dulce y yo asistimos a la conferencia en UCLA y tuvimos el accidente en el camino de regreso a TJ, mi carro andaba sin llanta de refacción. Y las llantas que hace mucho compré de medio uso estaban ya bastante lisas. Así anduve viajando de ida y vuelta a L.A. en un mismo día. Era un llamado a tener un accidente en el corto plazo. El accidente en que una de las llantas del carro de Dulce reventó y estuvo a punto de mandarla al voladero fue una llamada de atención. Por eso urgía el cambio de llantas.

Para las 12:30 ya iba en camino del COSTCO donde había quedado de verme con Dulce para comprar lo que llevaremos a los convivios de la próxima semana. Ahí mismo comimos hot dog’s. Y nos fuimos a la Comer, al Dax, a Sanborns y a Sears. Todo en la misma Plaza Río.

Tomando en cuenta el estrés del viernes, Dulce me tenía preparado un facial con su maquillista en Sears, el mismo que terminó pintándome los ojos de una manera en que !hasta yo veo que tengo ojos! Y de ahí regresamos a mi casa, primero, y luego a la de Dulce, para cambiarnos e irnos a la Opera en la Calle (en la Calle 5a. de la Colonia Libertad, precisamente). En casa de Dulce nos alcanzaron Adriana y Alex, y juntos nos fuimos al evento. En el estacionamiento que encontramos cerca de la Calle 5a. (para variar, de un amigo de la Morra) nos alcanzaron también los papás de Adriana y todos juntos caminamos a buscar un lugar desde dónde ver el espectáculo.

Un rato nos toco oír/ver Carmina Burana bailada por un grupo de danza contemporánea, de pie; pero luego se desocuparon los lugares justo al lado de donde nos encontrábamos y pudimos ver cómodamente lo que siguió del programa, incluido el Fantasma de la Opera (fragmentos). Las botellas de vino que llevabamos, los trozos de pizza y los chicharrones, acompañaron muy bien la velada a la que se unió Lorena Mancilla. Hacia las 11 de la noche Dulce y Adriana fueron requeridas por los primos de Dulce para irse a Ensenada, donde ya estaba el resto de la familia. Lorena y yo fuimos a cenar y luego cada una para su casa.

El estrés se disipó, las enfermedades del estómago, los dolores de espalda y cualquier otra dolencia se despidieron, al menos por el fin de semana. Seamos felices!

Y todavía no tenía ni el horno ni la despensa 🙂

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: