29 de junio: égoïste

Wednesday, June 29th, 2011

¿Cada cuándo se renueva la piel totalmente? La pregunta se formuló y re-formuló desde que desperté esta mañana, mientras me organizaba para ir a hacerme los análisis de sangre, y en el camino de regreso a casa, para desayunar en forma. Al mismo tiempo, divagaba sobre la conveniencia de actualizar mi licencia de Mathematica (bastante viejita) aprovechando la súper oferta que me hicieron llegar desde Wolfram y la necesidad de invertir en algo a lo que no le saco ni el 10% de provecho. Luego, mientras desayunaba y leía las páginas de Internet con las que comienzo mi día, las mismas preguntas se reorganizaron y fueron convirtiéndose en una sola.  Finalmente, mientras leía un mensaje de correo de Elías, ya sabía lo que pasaba en mi cabeza y cuáles eran las respuestas.

Yo sigo siendo yo. De vez en cuando tengo que renovar “mi piel” y soltar todo lo que ya murió y no sirve. Es algo que aprendí poco a poco: nada es mío y nada permanece para siempre, y no hay razón para aferrarse a las cosas o las personas ni sufrir por su fin o su partida, respectivamente.

Con la piel pasa que duele cuando de manera repentina se arrancan las costras de heridas que todavía no cicatrizan totalmente, y hasta puede que quede por ahí una marquita. Pero si se tiene paciencia, la costra se arranca sola y no queda huella. Claro, por alguna parte pueden existir heridas que nunca hemos dejado cerrar y que siguen doliendo y hasta sangrando (y recuerdo el perro del viaje marítimo de La Isla del Día de Antes, de Eco).

Buscando cómo funciona esto de la renovación de la piel, encontré textos que describen los cambios que sufre el cuerpo humano para, gradualmente, irnos transformando de manera total. Y la pregunta: si todo cambia, ¿por qué insistimos en retener?

En los últimos años, y de manera necesaria,  fui aprendiendo a dejar muchas cosas a las que me había ido acostumbrando: shopping, restaurantes y viajes, por ejemplo. Controlar la compra de discos, películas y libros. Así re-aprendí que hay muchas cosas que no necesito, y que mi “estilo sin tiempo”  permite que me ponga la misma ropa de los últimos 15 y hasta 20 años sin que me importe o le importe a mis amigos, y eso es suficiente;  y aprendí a comer en casa y a no comprar de más para no tener que tirar la comida y el dinero a la basura. Y así una larga lista.

Probablemente de las experiencias con los jesuitas con los que he convivido: Mario, el padre Charlie, Pablo, el padre Manuelito y Rubén (y los del medio de la lista ya se fueron) fui aprendiendo también esto de no aferrarse a los afectos. Sí, vamos colectando afectos en los diferentes lugares y escenarios por los que vamos pasando, y nos mantenemos en contacto con ellos y los vemos si es posible; pero si se van (o nos vamos), si deciden tomar otros caminos que no volverán a cruzarse con los nuestros, nos quedan siempre los recuerdos de las vivencias compartidas: las carcajadas, las miradas cómplices, el espíritu joditivo compartido (Pablo hoy es tu santo), y todas las alegrías y tristezas que nos unieron.

Creo que alrededor de cada dos años yo paso por este proceso de renovación  que comienza por el cambio de tripas, literalmente. Y ya en la recuperación, como ahora, descubro mi piel nueva y la necesidad de protegerla de las heridas innecesarias; me pongo mis protectores y me dispongo a volver a salir al mundo.

En esa fase estoy, re-conociéndome, re-organizándome, y disponiéndome a cuidar de mí al máximo.  El egoísmo a todo lo que da.

Advertisements

2 comments on “29 de junio: égoïste

  1. Teresa says:

    Ese tipo de egoísmo es el que se requiere. Es más creo que no ser egoista en este aspecto es casi como una irresponsabilidad, te lo digo basado en mi experiencia. Me gusta mucho como escribes Blanca.

    • My stuff says:

      Gracias por tu comentario, Tere.
      A veces se nos olvida que somos lo primero que debemos cuidar y nos dedicamos a tratar de remediar entuertos. Por eso es buena la reflexión a la que obliga el encierro forzado por los malestares.
      Espero que tu gripe/bronquitis se resuelva ya para que disfrutes como se debe los festejos del fin de semana.

      Un abrazo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: