28 de junio: dos semanas y un cachito más!

Tuesday, June 28th, 2011

Un martes de altibajos. Llegué temprano; di mi clase de 9 a 10:30 porque se me acabó la pila, pero trabajamos muy bien sobre el significado, el lenguaje y la lógica del análisis de la varianza después de revisar brevemente las pruebas de hipótesis sobre varianzas. Quedé de enviarles algunos ejercicios para practicar los aprendizajes. Faltó Coello, y Aziz llegó tarde pero se incorporó. A pesar de ir llegando de realizarse unos análisis de sangre la más despierta y participativa era Venecia, y el más somnoliento era Carlos.

Llegando a la oficina, y luego de checar el correo, le pedí a Dulce que me acompañara a comprar Ensure porque no era conveniente que manejara sola.  Fuimos a la Comer y compramos algunas de las cosas que supusimos necesitaríamos para hacer de comer en mi depa, aunque acordamos comprar la carne ya asada a la hora de la salida. Al regresar, y después de un rato en que mi nivel de glucosa no parecía mejorar, fui a Ciencias de la Salud para que me checaran la presión. La presión está bien, pero la anemia está a todo lo que da y por eso el aspecto, el cansancio y el hormigueo. El Dr. Chavarría me mandó a mi casa a descansar y me recomendó comenzar a tomar Bedoyecta. Y mañana tienen que hacerme un chequeo completo, en ayunas.

Casi a las 2 de la tarde Dulce y yo emprendimos el camino a mi depa, pasando por la carnicería. En lo que Dulce preparaba un guacamole se terminó de cocer el arroz blanco que puse al llegar. Habíamos comprado ensalada de nopales y agua de Jamaica. La arrachera estaba buenísima, aunque no pude terminarme la pieza completa. Comimos bien, tomé la Bedoyecta, Dulce se fue y yo me metí a la cama a descansar, como dijo el médico.

Casi no estuve ni en Twitter ni en Facebook, excepto para checar los mensajes y las notificaciones. Y felicitar a Hermelinda que tuvo su cumpleaños en el día más perfecto (pitagóricamente y administrativamente hablando). Me encantó la respuesta de Poncho Embriz a la solicitud de apoyo para el Voss, en León,  comentándome  que tratarían de llevarlo al Panteón Taurino, si el Voss no disponía otra cosa. Como dicen los chavos: ¡eso es todo! Más que suficiente para estar agradecida por esos amigos que surgieron de los salones de clase.

Agradecida estoy también por todos los que han estado al pendiente de mi enfermedad, y particularmente por el apoyo y amistad de Dulce. Ella dice que no es tierna, pero es un caramelo derretido!

And that’s all por este día. Espero que mañana la Bedoyecta dé muestra de haber hecho efecto.

Advertisements

2 comments on “28 de junio: dos semanas y un cachito más!

  1. Elías Loyola Campos says:

    Hola, amiga. No está de más repetirlo: Ya no tenemos 30 años…

    • My stuff says:

      Lo peor es que ni siquiera es por edad. Soy anémica crónica, desde muy muy pequeña. Las transfusiones y la sobrealimentación no son extrañas. También soy hipotensa e hipoglucémica, desde siempre. Creo que lo único hiper es lo menso!
      Y si, de cuado en cuando hacen conjunción y puede ser más o menos grave. Por eso sé que no debo manejar sola.
      Los años nomás me vuelven más maniática! Pero ya voy saliendo, Elías. Gracias!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: