12 de mayo: otra vez de farra

Friday, May 13th, 2011

Hoy se festejó el día del maestro en la universidad. Yo tenía cosas que hacer en el centro de la ciudad, así que no asistí. Y además ni hambre tenía.

Por la mañana realmente solamente nos ocupamos de asegurar que las actas de calificaciones estuvieran completas, firmadas y fotocopiadas. Dulce hizo la mayor parte del trabajo. Mis planes de comenzar con la captura de las encuestas de salida (graduandos) no pudieron concretarse porque dice Gloria que no han sido entregadas. Ella también estaba esperando las últimas actas de calificaciones y, como siempre, ha habido que andar arreando a algunos. Lo “divertido” es que, como profesores, castigamos o aplicamos penalizaciones a los alumnos que no entregan a tiempo sus trabajos, o que faltan, o lo que sea. En cambio, faltamos y no reponemos la clase, no impartimos el curso completo, tardamos en entregar lo que nos piden, etc.  En teoría deberíamos trabajar en el desarrollo de competencias, en la práctica premiamos la obediencia, la sumisión, el que nos caigan bien, el que nos identifiquemos con ellos, el que “le echan muchas ganas”. Los quiero ver cuando un muy esforzado médico, por ejemplo, graduado con buenas calificaciones por las características mencionadas pero muy incompetente les toque en urgencias de algún hospital. O cualquier situación semejante.

Un artículo de Zaid, en Letras Libres, que hoy compartió Eduardo Estala en Facebook, hace referencia justamente a esa manera de alcanzar el “éxito”, mediante la obediencia y sacrificando los valores. Lo más triste es cuando esos criterios absurdos y retrógrados se aplican a alumnos brillantísimos. Una de las patologías de los docentes seguramente queda expuesta de esta manera: no permitir que el alumno demuestre que está por encima del profesor. Nada nuevo bajo el sol, diría Galois.

Durante la mañana tuve una conversación muy divertida con Aziz y Coello, dedicados a buscarme un novio vivo (a propósito de un post de una de las creaciones de Da Vinci, uno de mis novios). Creo que al final se convencieron de que no existe un candidato que cumpla todos los requisitos.

Al medio día fui al COSTCO y al Mercado Hidalgo para comprar lo que necesitaba para mi mamá y mis sobrinas. En el mercado encontré pitayas y huitlacoche, además del acitrón y el frijol azufrado que iba a buscar. La semana próxima volveré para comprar membrillos!! Todo listo para preparar la maleta, mañana en la tarde.

Y ya de regreso en la universidad Gloria y yo nos dedicamos a esperar las últimas actas de calificaciones y atender un par de alumnos. Realmente no había mucho qué hacer. La universidad estaba prácticamente vacía, tal vez porque muchos no regresaron después de su festejo del día del maestro y los alumnos ya están de vacaciones.

A las 6:30 ya estaba en mi casa, preparándome para irme al concierto de la OBC en el CECUT. Judith pasó muy puntualmente a recogerme a las 7:15 y Margarita quedó de reunirse con nosotros en la entrada de la sala de conciertos. Dulce llegó cuando acababan de dar la tercera llamada.

Un concierto interesante con una buena variedad de música. Terminó a las 9:30 y de ahí nos fuimos a una cava de vinos de la región, frente a la Plaza Río, donde nos esperaban Sara y Cristina. Pasamos un muy buen rato y pasadita la media noche decidimos emprender el regreso a nuestras respectivas casas.

Y ahora es cuestión de esperar a que me pueda dormir! Eso pasa por andarme desvelando.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: