24 de abril: de monjes y aristogatos

Sunday, April 24th, 2011

¡Cansada! Y ya se terminó la semana de vacaciones. Claro que ni siquiera comencé lo que tenía planeado. Pero hice muchas cosas que serán útiles, como terminar de organizar mi closet, limpiar el departamento y guardar cobijas y sábanas de franela; espero que pase mucho tiempo antes de que necesite utilizarlas de nuevo. El clima parece haber cambiado de a buenas, aunque el día de hoy haya estado más que nublado.

Temprano fui a la lavandería, para evitar la aglomeración y el ruido que se genera. Siempre me sorprende que familias enteras se reúnan ahí para conversar, entre la gente que necesita espacio para mover los carritos llenos de ropa o que espera que se desocupen las lavadoras y que requiere de las mesas para doblar su ropa seca. Por eso es bueno ir en cuanto abren el local, a las 9:00. Entre que la ropa se pone en la lavadora y el momento en que se detiene la máquina hay 30 minutos, muy aprovechables para ir al OXXO por un café y unas galletas. Terminé de secar y doblar la ropa a las 10:30.

De la lavandería me fui directo a la universidad, a la misa con el padre Agustín. Este día se llevó a cabo el encendido de las velas, que debió hacerse la noche de ayer. Muy concurrido y mucha gente que aprecio; a algunos solamente los veo en estas celebraciones. Otros, como Paty y Mariana o el mismo padre Agustín, son parte de los amigos que cotidianamente veo en la universidad.

Ya en la casa me puse a preparar mi comida, chatear, guardar la ropa lavada, arreglar un par de cajones que faltaban, hacer el mole para las tortas de camarón, organizar mis libros, revisar las tareas pendientes de los alumnos, ver “Fantasía”  de 1940, ver “Los Aristogatos”, leer un par de artículos y compartir otros que encontré a través de Twitter, etc. Pero no en ese orden. Me cuesta mucho trabajo dedicarme a una sola cosa por mucho rato, excepto que esté leyendo una novela que realmente me atrape; las películas las vi mientras cocinaba y mientras comía, por ejemplo. Lo más complicado fue cambiar el foco de la lámpara de mi cuarto: estoy muy chaparra y/o el techo está muy alto; tuve que estirarme lo más que es posible para alcanzar a quitar los tornillos de la lámpara con la punta de los dedos, sin perder el equilibrio.

Ya para relajarme estuve viendo 60 Minutes, por CBS. Un interesante reportaje sobre los monjes ortodoxos en el Monte Athos, en Macedonia, Grecia. Todo el esplendor, y los tesoros, del arte bizantino se encuentra ahí. Entre las cosas raras (y muy útil para la presentación que estoy preparando) es que el día lo miden a partir del atardecer (la hora en la que ocurra) y no a la media noche, como el resto del mundo. La razón, dicen, es que así lo medían los bizantinos (y en mundo del Antiguo Testamento) y ellos siguen viviendo como en aquella época. Se rigen por el calendario Juliano para establecer la Pascua, etc. Y por supuesto: ninguna mujer tiene permiso para visitar esa isla que es, dicen, el Jardín de la Virgen María, para facilitar el celibato de los monjes y trabajadores de los veinte monasterios que se encuentran en ese sitio.

Y ya se terminó el día. Hay que dormir para levantarse a tiempo y llegar descansada para iniciar una semana ajetreada, con clases de 7 a 11 y junta de 12 a 15 horas para el día de mañana.

Advertisements

2 comments on “24 de abril: de monjes y aristogatos

  1. construyamonos says:

    Fíjate que me pasa lo mismo de no poder hacer una sola coa a la vez…pero no recuerdo si siempre ha sido así o es consecuencia del uso intensivo del internet….¿Tu si sabes? En lo que definitivamente no coincido contigo es en tener la disciplina de escribir a diario como tu lo haces, por más que lo he intentado. Te leo con frecuencia y disfruto mucho de los que nos compartes, aunque no suelo dejarte comentarios.
    Gracias por ser como eres y darnos todo lo que nos das. Un abrazo!!
    Ana Cristina.

    • My stuff says:

      Gracias!
      Yo creo que siempre ha sido así, mucho antes del Internet. Muchos quehaceres simultáneos que, sin embargo, están conecatdos de alguna manera o donde algunos me proporcionan espacios de reflexión sobre los otros. Lo de escribir a diario es para tener luego una idea de lo que pasó y cómo llegué a ese punto.
      Gracias a ti por leer mis “sucesos” que a veces son tan enredados.

      Un abrazo también para ti!
      B. Parra

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: