21 de abril: vueltas y vueltas

Thursday, April 21st, 2011

Me muero de sueño!

Desperté más que temprano y ya no pude dormirme. Me levanté para llevar a Nidia a casa de Irma, para que de ahí se vayan al trabajo. Al regresar a la casa de Nidia volví a la cama, pero no pude dormirme. Así que desde las 6:30 A.M. ando de pie y dando vueltas. Muchas vueltas.

A casa de mi mamá llegué como a las 10:30 de la mañana y solamente esperé a que terminara de peinarse para ir a hacer algunas compras. Mientras, “platiqué” con Desi que quería irse a la calle (solamente mueve su manita diciendo adiós, claro) pero nomás salió al jardín del frente de la casa. Jessy  (la mamá de la chiquita) no estaba en el mood de salir.

la beba de Jéssica

Desi y el conejo

Mi mamá decidió que fuéramos a bobear a Burlington, pero ya en el centro comercial nos encontramos un Marshall y ahí fue donde encontró lo que no andaba buscando: unas sandalias Borg que son súper cómodas, dice. Nos dieron casi la 1:00 P.M. viendo las tantas cosas que no necesitamos pero que compraríamos nomás por el gusto de tenerlas y por si algún día se necesitan. Antes de llevarla de regreso a su casa pasamos a comprar latas de leche condensada porque dijo que hará un pastel de tres leches (que a mí no me gusta).

En cuanto la dejé salí con rumbo a San Diego porque iba a una conferencia en la universidad, que iniciaba a las tres de la tarde. Pero no llegué: perdí la salida correcta y me enredé para regresar a donde debía. Con el cansancio de la manejada (y la falta de sueño) decidí llegar hasta Tijuana en lugar de seguir dando vueltas.

Pero las vueltas no se terminaron. Al cerrar el carril de la carretera Internacional que viene de Playas al centro de Tijuana, el municipio cambió el sentido de circulación de la calle Segunda (era de dos sentidos y quedó de uno solamente), que era mi ruta para ir del Centro a Playas. Así que me puse a seguir la hilera de carros en el laberinto creado con bloques  de color naranja y un par de anuncios que indican que estamos en una desviación de la que previamente no hay noticia. La desviación conduce a la calle Primera, que hay que seguir hasta donde topa con el cerro, para de ahí conectar con un pedacito de la Segunda, casi llegando al Panteón de Tijuana. El resto ya es el camino conocido y en buen estado.

Llegué cansadísima a mi casa pero todavía  no pude dormirme. Ahora que ya estoy más relajada y como ya está obscuro, seguramente no habrá problema. Mañana intentaré comenzar a hacer lo que tenía planeado para esta semana.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: