31 de marzo: pasamos del invierno al verano!

Thursday, March 31st, 2011

La migraña comenzó ayer. La tranquilidad, el cocinar y el escuchar la música de Brel fueron lo suficientemente relajantes como para no necesitar medicina específica. Pero desperté con la sensación de latencia del dolor. Entre el calor que se dejó sentir en el día, realmente verano, el sol brillante y una clase con alumnos desconectados totalmente entre sí y con el contenido, ausentes de las identidades básicas de la trigonometría y sin escucharse unos a otros, el dolor finalmente se manifestó completito.

Ese era el grupo que comenzó tan bien el semestre. Gradualmente han ido pasando de ser competentes, en muchos aspectos, a ser alumnos competidores. Han perdido lo más por lo menos. Claro que hay excepciones, pero es un grupo pequeño y con un tercio o más en ese canal pues el ambiente se torna a ratos desesperante. Ni siquiera pudieron ponerse de acuerdo para solicitar tiempo para su examen o para su proyecto. Cada equipo y cada persona preocupada por sí misma y sin escuchar a los otros. Las consecuencias son más que visibles.

El asunto es que al terminar la clase si tuve que recurrir a la pastillita. Y luego tuve junta de COPLE seguida de la junta para enterarnos de los resultados de la visita de FIMPES. Habrá que ver las consecuencias. Ni siquiera pude tomar el trago de vino en el convivio posterior a la junta. Y la comida, con Dulce y Anna, aunque fue animada y nos reímos mucho, la verdad es que me hizo más daño que bien.

Por la tarde solamente trabajé lo suficiente para dejar contestados todos los mensajes, enviadas las comunicaciones sobre el trabajo de hoy e impreso el examen que debo aplicar mañana a los alumnos de Cálculo I. Y me perdí la clase del padre Agustín.

En casa, trate de hacer un panqué: el ejercicio de batir la masa  me relajó pero el resultado fue un panqué quemado, mi incapacidad migrañosa ni siquiera me permitió tener cuidado de la tempratura o el tiempo de horneado. Pero entre eso y la posibilidad de tomar el té relajante que mi cuerpo y espíritu necesitaban para recuperar la calma el dolor ha ido cediendo, y ahora espero dormir tranquilamente.

Creo que eso de pasar del invierno al verano en un lapso de dos días no es algo para lo que estuviera preparada.

 

Advertisements

2 comments on “31 de marzo: pasamos del invierno al verano!

  1. Elías Loyola Campos says:

    ¡Horario de verano! Sí, tú ya estás así, a nosotros nos toca el lunes. También se me descomponen varias cosas… Bueno, a ver ssi me basta una semana para reponerme.
    Buenas noches.

    • My stuff says:

      La descompostura viene porque el que regula el termostato de este micrositio que es Playas se divierte mucho: antier era invierno, ayer fue verano rabioso y hoy una primavera cálida, hasta que anocheció y la niebla descendió. Mañana tenemos frio otra vez, nublados, etc.
      Acostumbrarse al horario de verano si tarda más o menos una semana, en las que las clases a las 7 A. M. son casi un insulto. Pero hay ya tanta luz que más vale estar levantado.
      Descansa mientras puedas!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: