9 de febrero: celebremos la vida

Wednesday, February 9th, 2011

Me acordé de mi amiga Raquel, que hoy cumple (¿cumpliría?) años. Nos conocimos en primer año de primaria y fuimos muy cercanas durante muchos años después de que terminamos la secundaria. La casa de mi abuela paterna estaba a tres puertas de su casa. Y al dar la vuelta a la esquina estaba la casa de Arturo. Han pasado casi 30 años desde la última vez que la vi, cuando llevé a Pako a la Alameda de Tepic por primera vez y de regreso pasé por su casa para saludarla.  Recuerdo su cara cuando le dije que venía de la Alameda. Me pregunto “¿No sabes lo que paso?” Y no, yo no sabía. Y no hubiera querido saber. Será por eso que nunca regresé a buscarla. Y casi nunca voy a Tepic.

Pero hoy pensamos en otro cumpleaños también: Lutgardo, el bebé de Melania, cumple un añito mañana! Desde hace una semana que comenzó a gestarse lo de la celebración. Señales para quien las recibe, dijo Rubén hace rato. Y sí. El asunto es que ya platicado con Haydee y con Magui, la celebración será mañana en la casa de Haydee, como corresponde. Lutgardo está en Perú, con su padre y su abuela paterna, pero haremos algo para hacerle saber el cariño que le tenemos y el que su madre seguramente quiere que le transmitamos desde su sitio en la casa del Padre.

Lo divertido del día vino porque muy temprano Magui nos anunció que la celebración era hoy, a partir de las 2:00 P.M. Y me extrañó, pero a las 2:30 nos hicimos presentes Anna, Dulce y yo en casa de Haydée y Abundio (Magui anuncio que iría un poco más tarde). ¡Y fue una pequeña fiesta sorpresa! Sorpresa para los anfitriones, quienes tomaban el café en su tan agradable jardín pero que inmediatamente dispusieron queso, pan y vino para compartir con nosotros. Y sorpresa para nosotros, porque si hay alguien muy cuidadoso con fechas y compromisos es Magui. En fin, sirvió para afinar los detalles de mañana  y para confirmar, como si hiciera falta, lo admirablemente generosa que es esta familia.

Pero teníamos que regresar a la oficina, así que salimos de ahí para ir a completar la comida con unos tacos del Tito’s. Por alguna razón la música ambiental era Las Mañanitas, que se repitió, alternando cantantes, una y otra vez sin cesar. Y bueno, pues como que uno no puede oponerse a lo que el Universo dispone, así que celebremos los cumpleaños y los no cumpleaños.

Celebremos la vida, por sobre todas las cosas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: