8 de enero: cuenta regresiva… y sin ganas de trabajar en el weekend!

Saturday, January 8th, 2011

Pues si: éste es el fin de semana anterior al inicio de clases. Algo ha cambiado. Usualmente estaría organizando las aulas virtuales de mis cursos, elaborando materiales, buscando información y actividades para el primer día de clases. Esta vez es diferente.

Por la mañana fui al aeropuerto (8:00 A.M.) a recibir a una cuñada de mi hermano Manuel y al esposo de ella. Son unas excelentes personas, con una hijita que me considera su tía de a buenas, lo cual me da mucho gusto. O sea, son familia. Ellos me trajeron medicamentos que mi hermano le envía a mi mamá. Del aeropuerto de TJ fuimos a la Comer de la Plaza Río, donde se encontrarían con familiares que los llevarán a San Francisco, CA. Y bueno, todos juntos fuimos a desayunar. Una mañana muy agradable y un desayuno suficiente para mantenerme funcionando hasta…las 8 P.M.

Y ya estando allá, aproveché para ir al mercado Hidalgo. Encontré huitlacoche fresco! Poco, porque está terminando la temporada, dijo el marchante. Y la biznaga para mi mamá. También encontré la esencia de azahar, aunque no es “de a deveras”; pero ya con ello podré hacer las madeleines que les gustan a mi hijo y a mi mamá! También compré alcohol de caña, para lo que se necesite. Ah! Y también limas porque se me antojó una sopa de lima. El tour continuó por el Walmart de Galerías y el Calimax de la Zona Río.

En esas andanzas estaba cuando me llamó Pako. Ahí se detiene todo. Me orillo (a la orilla, claro) para poder platicar con él y no distraerme con el volante o que se me corte la señal. Iba a Calexico, de shopping, y me contaba lo que planeaba comprar.

Regresé a Playas ya después de las 3 P.M. y todavía llegué a la Comer. Ahí encontré los bocales para envasar las mermeladas que tengo planeadas. Y el brócoli, y los plátanos, y…

Claro, el problema es luego encontrar un lugar para cada cosa, lo cual no es fácil en este breve espacio. Pero poniendo en el basurero cosas que realmente no sirven, reacomodando, guardando los pocos adornos navideños (que de todas maneras ocupan espacios necesarios), logré vaciar las bolsas y tener todo casi en orden. Y luego fue necesario limpiar. Y entonces, comenzar a hacer las mermeladas: de chabacano (12 horas de maceración) y de membrillo (para lo cual necesito un trozo de manta de cielo).

Mientras el membrillo pasaba por la primera etapa, entré al chat del Facebook y tuve dos muy interesantes y agradables conversaciones: con Judith y con Daniel Moncecahua. Y conversé mediante posts con mi sobrina Jessy, sobre nuestros antojos. Una tarde muy bien gastada. Pero se me olvidó comer excepto por los dátiles que tenía a la mano, resultado del paseo por Walmart.

En fin, las mermeladas están en proceso. Ya medio comí y planeo desayunar quesadillas de huitlacoche con queso Oaxaca. Mañana será día de lavar ropa blanca, comprar la manta de cielo y terminar mis pócimas.  Y, tal vez, de preparar algo para el lunes.

Definitivamente, el mood de las vacaciones todavía no me abandona.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: